fbpx

Violencia adolescente en tiempos de crisis ¿Nace o se aprende?

Reprobamos en convivencia.

La epidemia del  s. XXI pareciera ser la violencia en todas sus expresiones. La agresividad es la frustración acompañada con ira o rabia que surge cuando somos amenazados, activando en el cerebro la predisposición al estado de alerta.

Los seres humanos contamos con la agresividad como un mecanismo de defensa, lo que no implica que necesariamente seamos violentos.

Las conductas violentas surgen como una forma intencional de resolver conflictos de manera agresiva y son aprendidas o validadas de acuerdo los contextos en que vivimos. ¿Se aprende a ser violento? Así es. También se aprende a resolver los conflictos de manera pacífica, desde la familia y en la comunidad escolar, principalmente a través del ejemplo y mensajes no verbales.

¿Qué pasó entonces?

Como sociedad, hicimos de la convivencia escolar un patio trasero donde se acumularon los malos tratos, el dolor de sentirse excluido, el desapego y la falta de empatía. Nos faltó entender que la educación emocional es la asignatura que falta. Un ramo que se cursa de por vida. Podemos reprobarla, pese a tener buenas declaraciones de intención. No basta con un tuit o un comentario en redes sociales. Esta asignatura se aprueba con muestras de empatía. Hoy pareciera que estamos reprobados.

 

 

Seis consejos para educar las emociones de tus hijos frente a contenidos violentos

Como adultos somos responsables de mediar el contenido que reciben nuestros hijos, sin importar su edad y el canal de información que ellos utilizan. Es importante entender su entorno, ya que nosotros como padres somos el filtro para esto.

Pueden ver una imagen en televisión, en las redes sociales o en Youtube. Si ésta es verdadera o falsa causa en los niños una gran perturbación. Es por eso que es importante protegerlos del contenido inadecuado para su edad. ¿Cómo?:

  • Recuerda que tú eres el mejor ejemplo para ellos.
  • Explícales los hechos con objetividad.
  • Comprenderán la gravedad de cada situación vivida a través de nuestro actuar, uso de palabras y formas de reaccionar.
  • Genera espacios de conversación, acoge sus emociones y ayúdalos a pensar a raíz del contexto real.
  • No los obligues a entender lo que nunca han vivido, sino que ayúdalos a desarrollar la empatía para que entiendan la posición del otro.
  • Evalúa la realidad personal en relación con lo que han visto.

Las noticias falsas poco aportan a calmar los ánimos en momentos difíciles, por lo que se recomienda reconocer el origen de la fuente de ese contenido haciendo las siguientes preguntas: ¿Es experto, es confiable?, ¿a qué fecha corresponde la noticia?, ¿es imparcial y objetiva? Nunca se debe mentir o darles señales equívocas, es bueno que entiendan objetivamente la situación vivida, dándoles espacios para que puedan expresar sus emociones y sean contenidos hasta que pase la emergencia.

Open chat
¿Necesitas ayuda?
¡Hola!, somos el equipo de Fundación para la Convivencia Digital. Cuéntanos, ¿cómo podemos ayudarte?