fbpx

Si no lo mides, no existe

Datos de nuestro último estudio sobre impacto de pantallas en la vida familiar y escolar.

La vida está llena de indicadores. Ellos nos ayudan a saber cuando algo anda bien o anda mal. Y en el colegio lo tenemos clarísimo: ¡no es lo mismo sacarte un 7 que un 4!

Siempre es muy importante tener cifras a mano. Los números son determinantes y nos ayudan a tomar mejores decisiones. 

En la Fundación para la Convivencia Digital estamos preocupados. Nuestro último estudio que mide el impacto de las pantallas en la vida familiar (2021) nos ha entregado algunos datos reveladores que encienden nuestra luz de alerta:

  • Casi 1 de cada 5 de los escolares reconocen que jugar videojuegos es un vicio para ellos(as).
  • El 36% de los estudiantes encuestados reconoce que pasa mucho tiempo conectado y que por estar conectado deja de hacer otras actividades.
  • Solo el 55% de los padres regula el tiempo de sueño de sus hijos(as).
  • Apenas 1 de cada 4 padres ha creado nuevas instancias para realizar actividades familiares que permitan la desconexión.
  • El 60% de los padres considera que la edad adecuada para entregar un teléfono celular a sus hijos(as) es… entre los 11 y 12 años…
  • El 39% no está de acuerdo en que se utilice el teléfono celular con fines de aprendizaje en la sala de clases.

¿Quieres tener tus propios datos?

Te invitamos a aplicar en tu comunidad escolar nuestro estudio sobre “Percepción de riesgo y supervisión parental frente al uso de tecnologías en niños, niñas y adolescentes” que es parte de nuestro Programa en Ciudadanía y Convivencia Digital. Pídenos el estudio y aplícalo en tu colegio.

Déjanos tu correo electrónico y te contactaremos:

Lo que debes saber sobre el efecto de las pantallas en menores de 13 años

Es un hecho que la tecnología llegó para quedarse en nuestras vidas. Es un recurso que nos permite aprender, comunicarnos, realizar compras y acceder a información de manera ilimitada. Un elemento trascendental en la tecnología son las pantallas. Están presentes en nuestros televisores, computadores y celulares, sin embargo, en la actualidad existe el problema de que su uso excesivo en niños y adolescentes puede generar conductas de riesgo.  

Es por este motivo que la Asociación Americana de Pediatría y la Organización Mundial de Salud han elaborado guías para padres y profesionales con recomendaciones para orientar sobre el uso de tecnologías en los menores de acuerdo a su edad y etapa de desarrollo. 

A continuación, te presentamos algunas de las sugerencia para que puedas tomar mejores decisiones en cuanto al uso de las pantallas en tus hijos.   

Cuidado de la visión  

La regla 20-20 nos ayuda a descansar la vista. Debemos mirar diferentes objetos de manera dirigida cada 20 minutos y durante al menos 20 segundos. Podemos poner una alarma que nos ayude a recordar esta técnica, principalmente, durante el tiempo de las clases en línea. El exceder el tiempo con dispositivos a corta distancia puede fomentar el desarrollo de miopía y fatiga visual.

Resguardar el desarrollo 

Antes de los 24 meses, los menores necesitan desarrollar sus habilidades sociales con base en la interacción con sus familiares y en la experimentación activa a través del tacto con objetos del mundo que los rodea. El dejarlos mucho tiempo frente a la televisión o con un tablet, los deja en una situación pasiva que les resta oportunidades de desarrollo. 

En este sentido, es de suma importancia evitar a esta edad el uso de pantallas digitales para no afectar su desarrollo. Lo que sí es recomendable, es que mantengan la conexión con familiares a través de videoconferencias. En el caso de utilizar medios digitales, se debe elegir sólo aplicaciones de alta calidad educativa y que se usen siempre en compañía de un adulto. 

Menos tiempo es mejor

Para niños de 2 a 5 años, se recomienda limitar el uso de las pantallas a una hora al día y siempre con programas educativos de alta calidad. Además, las guías sugieren que un adulto interactue con ellos y les ayude a comprender el contenido. 

Para niños de 6 años en adelante, se sugiere establecer límites de tiempo claramente definidos. Se deben apagar las pantallas y televisores cuando no se estén utilizando. Además, se aconseja mantener libre de dispositivos los dormitorios, la hora de la comida y el tiempo de juego con el niño.

No usar pantallas una hora antes de ir a dormir

La guías recomiendan evitar el uso de pantallas como estrategia usual para calmar al niño. En este sentido, se sugiere que los niños pasen un tiempo diario realizando actividad física. Esta debe ser de, al menos, 180 minutos para niños de 1 a 5 años y de 60 minutos para niños de 5 a 17 años.  

¿A qué edad se recomienda entregar un teléfono celular a un niño(a)?

Recibimos a diario preguntas de padres inquietos por los desafíos que implica el mundo digital en la crianza hoy en día y una de las preguntas más recurrentes es “a qué edad debo darles un celular”. 

Para responder esta inquietud, es necesario aclarar que un teléfono no es un juguete y que entregar uno es un gesto que debe pensarse desde la realidad de cada hijo(a). Para ayudarte a aclarar esto te compartimos a continuación algunas preguntas para que, al responderlas, puedas tomar mejores decisiones a la hora de enfrentarte a esta realidad.

¿Para qué necesita mi hijo(a) un teléfono celular?

– Haz una lista con las necesidades reales que tiene tu hijo(a) y que pueden ser resueltas exclusivamente al disponer de tu teléfono de uso personal.

¿Necesita un teléfono celular con internet o sólo para llamadas?

– Verifica que las necesidades que justifican el uso de un teléfono celular requieren realmente conexión a internet.

¿Cuáles son los riesgos a los que se puede enfrentar al disponer de un teléfono celular de uso personal con acceso a internet? ¿los conocemos? ¿sabemos cómo reaccionar ante estas situaciones?

– Enumera y describe los riesgos más comunes en el mundo virtual siguiendo las siguientes sugerencias:

  • Problemas derivados del exceso de conexión como adicciones o trastornos de conducta. Por ejemplo: Desregulación del sueño.
  • Problemas derivados del contacto con terceras personas (ciberacoso, violencia digital, suplantación de identidad, acoso sexual en línea, u otros)
  • Problemas derivados del contacto con contenidos inadecuados como pornografía, contenido basura o violencia explícita.

¿Estamos dispuestos como padres a autorizar el uso de redes sociales, pese a que la edad mínima para esto son generalmente los 13 años?

– Una de las mayores motivaciones para tener un teléfono celular es poder acceder a las redes sociales y videojuegos. Es recomendable que antes de dar acceso a un dispositivo a tus hijos(a), conversen sobre este punto y revisen la edad mínima de uso para cada red social y el la clasificación de contenidos y edad sugerida para juegos en línea.

A su vez, es necesario que exista conciencia del potencial daño que puede tener el uso de redes sociales y videojuegos en menores de edad, dado que su cerebro está aún en desarrollo y este tipo de actividad digital impacta negativamente si no es regulado.

¿Qué adulto de la familia estará a cargo de supervisar su uso y acompañar al menor en sus primeros años?

– Es recomendable que durante un tiempo, los menores estén acompañados de un adulto que les enseñe a cuidar las claves, a evitar la sobreexposición de la vida personal, a regular el tiempo de uso y a darle un uso adecuado al teléfono fomentando la autoregulación y educación digital.

¿Comprende mi hijo(a) las reglas de uso que existen en el colegio y que existirán en casa para su uso?

– Antes de entregar un teléfono celular es importante conocer las reglas y normativas que existen en el colegio para su uso y conversar respecto de las acciones que son permitidas y las que no. Especifique las consecuencias que conlleva el mal uso del dispositivo y sus aplicaciones.

¿Mi hijo(a) tiene la capacidad de seguir estas reglas?

– Independientemente de la concientización de las normas que existen en el colegio y en casa, y de la edad y necesidad que tu hijo(a) manifiesta respecto al uso del teléfono celular, es necesario revisar si tiene la capacidad de regularse en su uso y si existe el riesgo de afectar su bienestar emocional.

¿Cuáles son los beneficios que mi hijo(a) va a conseguir al tener un teléfono celular? ¿Existen otras maneras de lograr estos beneficios?

– En ocasiones es posible reemplazar algunas actividades que se realizan en el teléfono celular con otros dispositivos que no los pone en riesgo y que permiten de igual manera responder a la necesidad que se plantea. Por ejemplo: puede usar el teléfono fijo para hablar con sus familiares.

¿De qué manera lograremos acuerdos en el cumplimiento de  las normas de uso del teléfono celular?

Deje por escrito las condiciones que se van a acordar para el uso del teléfono celular.

¿Qué responsabilidades y cuidados conlleva el uso del teléfono celular?

Determine por escrito las responsabilidades y cuidados que implica tener un teléfono a cargo. A su vez, especifique qué motivos existen para que el teléfono se requise.  

¿Quieres resolver el asunto de la mejor manera?
Te invitamos a descargar el acuerdo padres e hijos(as) para el uso del teléfono celular.

Conversamos estos y muchos otros temas en los talleres para familias y educadores. Inscríbete en el que más te interese aquí https://convivenciadigital.cl/talleres-online/

Cómo funciona el negocio de las redes sociales

Las redes sociales  son plataformas que permiten conectarse y comunicarse con amigos, familiares y colegas. Incluso permiten que las personas conozcan a otros que no han visto en el mundo real. Sin embargo, la mayoría de las redes sociales tienen como principal fuente de ingresos la publicidad y la venta de datos de sus usuarios a empresas que buscan implementar campañas de ventas.

¿Cómo funcionan las redes sociales? 

Las redes sociales no venden información identificable como nuestro número de teléfono, dirección de correo electrónico u otros detalles privados a estas empresas. Lo que realmente venden son patrones de uso anónimos, es decir, datos estadísticos sobre el comportamiento, gustos, edades de un grupo específico de usuarios. Toda esta información la van recopilando a partir del trabajo que realizan sus algoritmos. 

¿Qué son y cómo funcionan los algoritmos? 

La Real Academia Española de la Lengua define algoritmo como un “conjunto ordenado y finito de operaciones que permite hallar la solución de un problema”. Este concepto está fuertemente incorporado en el mundo digital, principalmente en las redes sociales. El objetivo de los algoritmos es mostrarles a los usuarios lo que le puede interesar, a partir del análisis de sus datos y comportamientos digitales, para así estimular su consumo. 

Esta acción comercial se complementa con el marketing digital, que consiste en la implementación de estrategias de comercialización en medios digitales como correos electrónicos, redes sociales, sitios webs, buscadores, entre otros. Estas estrategias se van midiendo en diferentes parámetros como: la inmediatez, las nuevas conexiones que se logran día a día, tiempo de visualización de una publicación entre otras mediciones. 

Te preguntarás, ¿qué relación tiene el marketing digital con los algoritmos? 

Ambos, son parte de la base de las redes sociales y los servicios digitales para comercialización de productos y de servicios que consumimos día a día. El gran éxito de las redes sociales como canales de venta, se debe al uso de algoritmos de búsqueda y ordenamiento de los contenidos según las preferencias del público objetivo de cada red social (Facebook, Twitter, Instagram, TIKTOK, YouTube, entre otras). 

Las redes sociales, van mostrándonos lo que consideran que es relevante y de interés para nosotros, según los análisis de sus algoritmos. No organiza los contenidos cronológicamente, ni nos muestra publicaciones de quienes seguimos, nos muestra contenidos relacionados a los gustos, intereses y edad del usuario que el algoritmo ha identificado. 

Haciendo uso de las diversas herramientas de medición de los buscadores o redes sociales las compañías pueden conocer los principales intereses de cada usuario y entonces, crear segmentos diferentes con tipos de usuarios a los cuales les llegarán publicidad de acuerdo a su edad, intereses y redes de contactos. Nuestra vida está totalmente atravesada por los algoritmos. Estas fórmulas matemáticas influyen en nuestras vidas más de lo que imaginamos, por ejemplo, al momento de hacer una búsqueda web. Si buscamos en internet información sobre “muebles para dormitorios”, los algoritmos del buscador recogen la información que has visto y la data de las webs en que has navegado. Esa información es recogida por las cookies (micro-aplicaciones recogedoras de datos) y luego se vincula con las redes sociales consiguiendo que visualices publicidad asociada a muebles para dormitorios. A esto llamaremos “publicidad contextual”. 

¿Qué es la publicidad contextual? 

La publicidad contextual, también conocida como “publicidad orientada a contenido y contexto” consiste en posicionar anuncios publicitarios en diferentes sitios web con contenidos específicos y segmentados de acuerdo a la temática, apareciendo en el momento y lugar adecuado dependiendo de los intereses de cada usuario. Cuando un usuario entra en una web específica, se encontrará con enlaces publicitarios basados en las características de su perfil, conceptos que se ha asociado a sus necesidades concretas o parámetros de búsqueda en ese instante. Esos parámetros e información ya fueron previamente recogidos por los algoritmos. Este tipo de publicidad aumenta exponencialmente la efectividad de la campaña de promoción y ventas a través de canales digitales. 

¿Qué son los sesgos cognitivos? 

Si ya has comprendido la dinámica que existe tras las redes sociales y el comercio digital, ahora explicaremos un concepto muy controvertido: los “sesgos cognitivos” en el mundo digital. Un sesgo cognitivo es la interpretación errónea y sistemática de la información disponible que influye en nuestra manera de pensar y tomar decisiones. En el ámbito del marketing, los sesgos cognitivos inciden en nuestros comportamientos de consumo, por lo que las empresas los implementan en sus estrategias de mercado. 

Un sesgo cognitivo, por ejemplo, es la generalización. Cuando una persona considera que “todos los pantalones le quedan mal”, pero en la práctica sólo se ha probado dos, manifiesta de manera categórica que ningún pantalón le quedará bien, aunque existan miles de modelos en el mercado. Esta convicción es una decisión involuntaria, que puede estar más relacionada con las emociones que con un razonamiento lógico relacionado con la prenda misma. Este simple ejemplo nos ilustra cómo actuamos en muchas ocasiones frente a diferentes estímulos que vamos recibiendo a través del mundo digital. Si un producto, un servicio digital o una red social no nos gusta, lo más probable es que no lo volvamos a utilizar. Es decir, el sesgo cognitivo, impacta en nuestra toma de decisiones, en lo que compramos y en lo que se vende. 

Otro ejemplo es el “sesgo de confirmación”. Es el caso, por ejemplo, de personas que apoyan o se oponen a una causa. No sólo buscan información para reforzar sus ideas, sino que además, las interpretan de manera tal que defiendan sus ideas preconcebidas. Interpretamos, recordamos la información solo para confirmar algo puntual que ya hemos decidido previamente, o que favorece nuestras creencias y suposiciones más arraigadas. Las empresas construyen un perfil publicitario para reforzar las hipótesis del consumidor, por ejemplo, vinculando un perfume con elegancia, una bebida con diversión, entre otros ejemplos. 

Estos “atajos mentales”, que llamamos “sesgos cognitivos” nos han permitido a lo largo de la historia, tomar decisiones en forma rápida. El problema es que, en muchos casos, esta toma de decisiones es carente de racionalidad, de objetividad e información relevante que nos puede alejar de tomar buenas opciones. El mundo de la publicidad actualmente aprovecha los sesgos cognitivos para definir nuestro perfil de consumidor a través de sus campañas de marketing. Es de suma importancia que niños, niñas y adolescentes conozcan de qué manera funciona el comercio digital, el mundo de servicios webs y redes sociales y de qué manera los algoritmos y sesgos cognitivos pueden influenciarnos sin que estemos conscientes de ello. En la medida que entendamos cómo funcionan las redes sociales y los buscadores webs principalmente, seremos capaces de entender y gestionar de buena manera, las emociones que vivimos cuando nos sumergimos en el mundo de las redes sociales e internet.

Burnout, el síndrome de agotamiento que ha traído el teletrabajo y el coronavirus

Carol, madre de dos adolescentes, intenta despegarlas de sus teléfonos para que colaboren con las tareas de la casa. Como no responden, la madre se ve obligada a cortar el internet y las niñas inician un berrinche atacando a la madre, que se ve agotada y para evitar la discusión, cede y vuelve a prender internet.

Juan Ignacio, solía restringir el tiempo en pantalla de su hijo de 5 años, pero durante el tiempo de confinamiento, no lo ha podido lograr dado que necesita tener al pequeño tranquilo para trabajar en casa. Su jornada de trabajo llega a 12 horas al día y su esposa se ha quedado sin trabajo. Pese a ser muy consciente del daño que le provocan las pantallas a su hijo, no se siente capaz de cambiar de estrategia ahora, dado que está agotado. 

La sobrecarga emocional de los padres y madres, el trabajo doméstico y el apoyo de las tareas escolares ha llevado a miles de adultos a un colapso mental. Tradicionalmente, se relaciona el término Burnout al ámbito laboral. La Organización Mundial de la Salud (OMS) lo cataloga como un fenómeno ocupacional y no una condición médica, que surge como “resultado de un estrés laboral crónico que no ha sido manejado exitosamente”. El burnout parental se define como el estrés crónico cuyos rasgos principales son: el agotamiento emocional, la despersonalización y la disminución del desempeño personal y del cumplimiento de las responsabilidades parentales.

La mayoría de los que sufren este síndrome, evidencian serias dificultades para cumplir con sus obligaciones familiares. Generalmente, estas personas presentaban problemas previos al confinamiento siendo la pandemia lo que empeoró su situación.

Según Moïra Mikolajczak, esta problemática surge a partir de la presión por ejercer una “paternidad positiva” , muy propia de los países occidentales. “No basta sólo con educar a los niños, enviarlos a la escuela y asegurarse de que estén sanos. Tienes que asegurarte de que tus hijos puedan desarrollar su máximo potencial en cada ámbito, que se sientan emocionalmente seguros, competentes, valorados y orgullosos de sí mismos. Esto tiene un costo para los padres”, señala en New Scientist

La conciliación trabajo-familia no es nada fácil. Es probable que todos los padres/madres hayan explotado en algún minuto durante la crianza de los hijos, pero si este estado se prolonga puede tener consecuencias muy negativas tanto en la relación familiar como en la salud mental del resto del grupo.

¿Cómo reconocerlo?

La culpa y el cansancio se apodera de los padres. “No quiero llegar a casa, así evito peleas; “prefiero que vea TV a que me pida ir a la plaza”; “le daré comida chatarra hoy, no me da para cocinar algo saludable”. Son frases que ilustran el desgaste emocional de los adultos frente a la reacción natural que implica el cuidado de los hijos. Este estado de agotamiento, nos obliga a distanciarnos de ellos, para poder evitar sentir más cansancio, irritabilidad o ansiedad.

¿Cómo evitar que nuestro cansancio afecte a los hijos?

La estabilidad emocional de los niños, siempre será consecuencia del bienestar emocional de los padres. Si los adultos están bien, es probable que los menores también. 

“Quiérete a ti mismo”

Evitar el Burnout parental es clave. Estás son algunas ideas que comparten los especialistas para que nuestros problemas personales no afecten a los demás:

  • Entender que estamos viviendo un período extraordinario. La pandemia no será un estado permanente. 
  • Si realmente no puedes más y necesitas descansar, pide ayuda para el cuidado de tus hijos. Aunque sea por unas horas para dormir, salir a distraerse o conversar con alguien sobre lo que te está pasando.
  • Si te sobrepasas con algún hijo, pídele disculpas. Eso le mostrará que te puedes equivocar y valorará la importancia del perdón.
  • Los adultos necesitan estar bien, para poder estar bien para los hijos. Buscar la forma en que nos demos un espacio para reponernos.
  • Necesitas distraerte, compartir la sensación de angustia para que veas que no eres el/la unic@.
  • Cuando te venga la ira, o frustración, aléjate.
  • No es necesario ser tan perfeccionistas con la educación de los hijos. 
  • A veces no es necesario ponernos tantas reglas, podemos flexibilizar una norma hasta que la normalidad vuelva a nuestras vidas.

Si tus hijos ven mucha televisión, lee esto

Como todo en la vida, los excesos suelen dejar su marca en las personas y el ver TV por varias horas cada día, no está exento de riesgos. Pero, seamos claros, no todo el tiempo frente a la pantalla es nocivo.

Los efectos del tiempo frente a la pantalla dependen del contenido. El año 2017, el Journal of Pediatric Young Healt, publicó la investigación sobre e efectos clínicos y psicológicos del tiempo de pantalla excesivo en niños.


Ahí se evidencia que jugar videojuegos de acción puede mejorar las habilidades visuales. Pero también hay bastante evidencia que el exceso de videojuegos pueden activar trastornos conductuales como ansiedad, adicción o estrés. 


Se promueven de televisión Como Dora la Exploradora, ya que aumenta el vocabulario en los niños y niñas en 13,3 palabras en relación a los que no ven esos programas. 
Plaza Sésamo también evidenció ser un gran aporte para los niños. Usemos el sentido común entonces…Ayudemos a los niños a elegir programación infanfil de calidad. 

Si un programa de TV tiene como objetivo enseñar valores positivos como el trabajo colaborativo o la solidaridad, ¡Bienvenido entonces! . Es importante que haya sido diseñado con claros objetivos pedagógicos. Sin dudarlo, la evidencia científica demuestra que para un menor, la mejor y más educativa experiencia televisiva es en compañía de los padres y madres. 

Siéntate un ratito con ellos y modela su forma de pensar y reflexionar sobre lo que ven… hazles preguntas, pídeles su opinión y busca los temas que le son de mayor interés. Es una nueva forma de conocer a tus hijos y reforzar las relaciones con ellos. Recuerda que la tecnología no es buena ni mala, sino que su valor depende de cómo la usemos.

Por qué es importante que los niños se aburran

Es probable que Newton haya descubierto la Ley de la Gravedad gracias al aburrimiento y a que se permitió tener tiempo libre. Sin duda, Marck Zuckeberg, fundador de Facebook, pudo idear su red social, dado a que éstas no existían. En definitiva, tuvo tiempo libre para su creación. En medio de un momento histórico, donde deberíamos tener algo de tiempo libre, muchas veces rehuímos de él e intentamos llenar ese espacio con actividades digitales que solemos tener a mano en alguna pantalla. 

La frase “papá, mamá, ¿Qué hago? ya me aburrí “. Seguramente la has oído más de una vez y a ratos nos preguntamos por qué los niños se aburren tanto si pueden disponer de su tiempo y creatividad para entretenerse.

Recuerda por un momento cómo han surgido las buenas ideas que has tenido. Probablemente, aparecieron cuando estabas “en nada” o haciendo tareas automatizadas que no requieren tu atención. Para que surja la creatividad se necesita tiempo libre, y muchas de las grandes ideas que han cambiado la historia, han surgido en momentos de relajo, como en unas vacaciones, en la ducha, caminando, en momentos en que tenemos la mente tranquila…

La creatividad no es exclusiva del arte, la música o los inventos. Juega un papel muy importante en nuestra vida cotidiana, pues nos ayuda a resolver todo tipo de problemas, empezando por los más simples. A su vez, el aburrimiento se percibe hoy casi como una enfermedad, más que como un estado de ánimo pasajero. No es tarea de los adultos luchar contra el aburrimiento de sus hijos, pero podemos ayudarlos a pensar ideas para jugar y pasar un buen rato. Proveer espacios libres del día permite desarrollar la autonomía, el pensamiento propio, la imaginación, la capacidad de resolución… Si un niño se aburre y nadie le paute lo que debe hacer, probablemente acabará dando con alguna forma de entretenerse por si mismo.

¿Cómo se puede incentivar la creatividad en los niños?

  • Déjales espacios de tiempo en el día sin actividades dirigidas, permíteles a ellos mismos que inventen algo para ese momento.  
  • No te asustes ni desesperes. 
  • Compárteles algún objeto y pregúntales para qué puede servir. Invitalos a pensar en varias ideas no solo una.
  • Limita el uso de pantallas a actividades que tengan objetivos puntuales, Por ejemplo: ver un programa de televisión que les gusta, o un partido de fútbol especial. Evita que la TV u otras pantallas rellenen los tiempos de aburrimiento Dejemos que libremente surjan  los espacios para la creación y al juego libre.
  • En ocasiones, el intento de los padres por evitar el aburrimiento, terminan estimulando la hiperactividad, que a su vez explica tendencias como el surgimiento de deportes extremos o exceso de tiempo dedicado a las tareas escolares y al mundo digital.  Esto puede terminar generando una sobreestimulación innecesaria, que resta todo el espacio a la creatividad que surge del aburrimiento.
Estamos aburridos porque tenemos muchos estímulos, así que necesitamos más y más estímulos para evitar el aburrimiento. Es un círculo vicioso
SANDI MANN, PSICÓLOGA Y AUTORA DE 'EL ARTE DE SABER ABURRIRSE

Diferentes actividades para entretenerse en casa:

Te compartimos  sencillas actividades y hobbies que  puedes realizar en casa con tus hijos en estas vacaciones.   

1. Contacta a amigos y familiares  

Si en estas vacaciones no puedes salir, deja algunos minutos al día para comunicarse con amigos o familiares y saber de ellos.  Invita a tus hijos a contactar a una persona cada día para compartir su día a día. 

  1. Haz deporte en rutinas breves

El ejercicio físico produce endorfinas y dopamina; hormonas que nos hacen sentir bien y mejoran nuestro estado de salud y forma física. No es necesario ir a un gimnasio. Puedes dar un paseo corto cerca de casa, hacer una rutina de ejercicios simples que puedes tomar desde videos de Youtube. (Mira los ejercicios que nos recomiendan en este video)

3. Lee

Lean historias cortas, novelas, cuentos o lo que quieras, pero no dejen de leer buenos textos que les permitan aprender y desarrollar la imaginación y comprender el mundo desde diferentes perspectivas.  

  1. Escucha música

Puedes reemplazar la televisión como música de fondo por música que te inspire emociones positivas.

  1. Baila

Puedes bailar con tus hijos en momentos cortitos del día o bien, o organizar una sesión de baile familiar. El baile une a las personas en torno a una emoción. Permítete ese gusto de estar conectados con las personas que quieres.

  1. Mente en blanco

Vivimos en un mundo cargado de estímulos que nos sobrecargan la capacidad de atención. Permíteles tiempos libres para tener la mente en blanco, hacer ejercicios de respiración y disfrutar ese momento.

  1. Escribe

Escribir es liberador, creativo y desafiante. invítalos a escribir lo que quieran, cartas, recetas, ideas personales, cuentos, o simplemente líneas sueltas, pero intenta darles tiempo para escribir y organizar sus ideas.  

  1. Manualidades

Las manualidades ayudan a desconectarnos de las presiones del día a día y nos dan un espacio creativo para disfrutar libremente con nosotros mismos o con otras personas. Eliminemos la presión de hacer cosas “lindas”, simplemente, hagámoslas. Tómalo como momento de entrenamiento de habilidades para ti y tus hijos. 

  1. Infórmate

Miren juntos diferentes diarios y las noticias. Busquen información sobre un determinado tema pero desde varias fuentes diferentes para que puedan construir una opinión personal fundada.

  1. Pinta, coce, canta

Dile “si” a todas las artes creativas, sin la restricción que lo que hagan sea “util” o “lindo”…disfruta lo que hagas. Pon música y déjate llevar.

  1. Ocio digital

Permite en casa el entretenimiento digital en la medida que puedas asignarle  un tiempo breve y limitado. Pueden tomar un curso, ver redes sociales, películas o lo que quieran pero con un tiempo claramente establecido y objetivos definidos con anterioridad.

  1. Cocina

No solamente cocinen juntos para comer, sino que pueden inventar comidas diferentes, dejen volar la creatividad.

  1.  Jardinería

Las plantas requieren de  cuidados y es posible verlas crecer a lo largo del tiempo, manipular  la tierra, los vegetales y el agua  suele resultar relajante.

  1. Empieza un proyecto

Si tenemos tiempo libre, podemos dedicarlo a planificar un proyecto personal o familiar Planificar las vacaciones, un evento especial, un negocio o una actividad social. 

  1. Tocar un instrumento

Desde Internet se pueden aprender a tocar muchos instrumentos de manera gratuita a través de videos de YouTube. 

  1. Juegos de mesa o azar

Aprovecha de jugar juegos de mesa con la familia y amigos.  

  1. Fotografía

No se trata solo de hacer fotos , con un simple teléfono celular podemos lucir lo que fotografiemos, y jugar con aspectos como la luz, el contraste, la nitidez.

  1. Redecora  

Permítete pensar con los niños, cómo se pueden cambiar los espacios de la casa, moviendo los muebles y redecorando algunos rincones. 

¡Bienvenido aburrimiento! ahora a disfrutar de las merecidas vacaciones de invierno. 

Sigamos conversando en Instagram donde cada día compartimos nuevos consejos para padres, madres y profesores. ¿ya nos conociste?

Roblox: guía para padres y madres

 "Mi hija no usaba muchas pantallas. Un poco de Youtube desde mi celular casi nada más.
 Algunas niñas de su curso  usan mucho TIKTOK e INSTAGRAM. En el colegio, empezaron a usar Google Classroom y las niñas descubrieron los chats de GoogleMeet. Se pusieron a conversar entre ellas y se masificó el uso de Roblox en pocos días. Inicialmente, unas pocas niñas lo usaban y motivaron al resto a jugar en línea. Lo usan ahora para conversar cuando no tienen acceso a GoogleMeet. En realidad me dijo que era un juego como LEGO y acepté descargarlo. No lo encontré malo. 
 Pero esta semana vi que se conecta con harta gente que no conoce y cada vez que queremos que lo apague, es una pelea..... pasa harto rato jugando. Hace cosas lindas eso si… Ahora todo el curso juega, y si se lo quito, va a ser la única que va a quedar fuera. No quiero que la excluyan, pero me preocupa que se exponga a peligros en estos juegos online". Me da miedo que le pase algo que no me entere y que le haga daño.  

Testimonio de Jasmín, mamá de Andrea (9 años).

¿Qué es Roblox?

Roblox lleva más de una década en el mercado y no acapara titulares ni grandes menciones en la prensa pero se ha vuelto un éxito rotundo y no para de crecer en audiencia infantil. 

Esta plataforma de entretención que a su vez, permite que los usuarios diseñen sus propios juegos  en línea. Es diferente a MINECRAFT o el controvertido FORNITE ya que ofrece una interfaz mucho más infantil. Es posible que en niños menores de 6 años, Roblox sea una puerta de entrada a la sociablización digital debido a su gran popularidad en menores de 10 años.

¿Qué  hace tan atractivo a Roblox?

Las características de Roblox que lo hacen muy llamativo son:

  • Este juego permite jugar con otros y a su vez, interactuar como una red social.
  • No pone barreras de entrada como edad u otros requisitos, lo que facilita su ingreso sin mayor problemas para niños y niñas. 
  • Cuenta con el apoyo de algunos famosos Youtubers que van animando a su audiencia a votar y valorar algunos mundos virtuales creados por los mismos usuarios.
  • Dispone de cientos de miles de juegos para interactuar, por lo que casi es imposible repetir una experiencia de juego.

¿Por qué puede ser riesgoso roblox?

Efectivamente, como todos los juegos online en línea, los menores se exponen a los riesgos propios del mundo digital. Algunos de éstos son:

  • Trastornos conductuales asociados a la adicción a internet
  • Estados de ansiedad cuando se está desconectado
  • Problemas derivados del contacto con otras personas 
  • Acceso a contenidos inadecuados. 

Es posible configurar el control parental y desactivar las funciones sociales de la plataforma. Si bien la aplicación cuenta con bastantes medidas de seguridad, siempre es posible que se infiltre contenido inadecuado o sea usada por adultos malintencionados. Si buscas en Google, verás algunas noticias que hacen ver los riesgos de Roblox. Estos son ya comunes y transversales a prácticamente a todos los videojuegos.

¿Cuánto tiempo es recomendable jugar Roblox?

Como todas las aplicaciones digitales, resulta conveniente regular el acceso de menores ya que su uso excesivo puede causar trastornos en su desarrollo.

La Asociación Pediátrica Americana sugiere en su sitio web que el tiempo dedicado a los videojuegos sea acotado y no todos los días para que los menores tengan tiempo para desarrollar otras actividades de entretención fuera de línea. Es muy importante cuidar los tiempos destinados para descansar, hacer tareas escolares, cumplir con las responsabilidades domésticas y escolares, entre otras.

Esto implica que el tiempo de juego debe ser limitado y siempre supervisado por adultos. 

¿Cómo puedo evitar los riesgos de Roblox para mis hijos?

Simplemente, juega con ellos, intenta entender la experiencia que viven y conversa sobre los motivos que los mueve a conectarse con sus amigos. Explícales que es necesario ponerse límites de tiempo para así, poder aprovechar otras actividades que son necesarias para el desarrollo de la infancia. Explícale que el control parental tiene como objetivo protegerlos y que en la medida de lo posible, deberás estar cerca de ellos cuando dedican jugar. 

¿Cómo evitar que mi hijo(a) sea excluido(a) por no jugar Roblox?

Cada familia tiene el derecho de educar a sus hijos de acuerdo a sus ideales, por lo que si los padres o madres estiman que sus hijos no están preparados para los juegos en línea o no son beneficiosos para su edad, están en todo su derecho de restringirlos. Es posible conversar sus razones con otros apoderados del curso y ver la posibilidad de lograr acuerdos entre la comunidad siempre teniendo el foco puesto en el bienestar infantil. Intenta reforzar en tus hijos,  e intereses diferentes para que ocupe su tiempo de manera entretenida. Refuerza en ellos la importancia de valorar las amistades por su valor personal y no por el tipo de juego que prefiere. 

Si me preguntan mi opinión personal, no avalaría ningún tipo de videojuegos en menores; sin supervisión parental. ¿Por qué? Este tipo de actividades restan un valioso tiempo para desarrollar habilidades que son fundamentales para el crecimiento. No creo que todos los videojuegos sean nocivos, pero su uso inadecuado puede generar trastornos en el desarrollo infantil de los cuales, nos podemos arrepentir en unos años más.

Enlaces de interés:

Vamping: qué es y cómo afecta a la salud de tus hijos

¿Te ha pasado que estás viendo el celular y sin darte cuenta han pasado horas y aún no duermes? Seguro estás pensando que esto hoy es “casi normal”, lo que no significa que sea algo beneficioso para la salud. El Vamping es un fenómeno que se da sobre todo en adolescentes. Es una palabra compuesta que viene del inglés, en la cual se combinan las palabras ‘vampire’ (vampiro) y ‘texting’ (chatear) y se describe como la acción de utilizar aparatos electrónicos durante la noche, ocupando horas de sueño.

Mirar las pantallas antes de dormir provoca insomnio, falta de memoria y concentración en los jóvenes. Afecta la calidad de sueño y el descanso por la luz azul.

La gran cantidad de estímulos que producen las redes sociales, los videojuegos y los servicios de internet, hacen que el cerebro se desregule con facilidad. Esto acarrea consecuencias en el crecimiento, en el aprendizaje y la gestión de emociones principalmente. Esto se da dado a que el uso de pantallas antes de dormir inhibe la producción de melatonina (hormona responsable de inducir el descanso). Esto acarrea consecuencias en el crecimiento, en el aprendizaje y la gestión de emociones principalmente.

Consejos anti-vamping

  • Baja la luz de tu dormitorio cuando se acerque la hora de dormir.
  • Limita la presencia de pantallas en la habitación.
  • Reduce el uso de pantallas al menos dos horas antes de acostarte.

Ver televisión también se considera vamping. Puedes usar filtros para la luz azul de las pantallas, pero no te libra por completo de sus efectos, solo dañas menos tus ojos. ¡Recuerda! siempre lo mejor que puedes hacer para tus hij@s es dar un buen ejemplo…así que ya lo sabes #desconectate. Esto no solo afecta a adolescentes, también a los adultos.


¿Tienes hijo/as que se llevan la pantalla a la cama antes de dormir? ¡Cuéntanos en Instagram tu experiencia y resolveremos tus dudas!

Quitar las pantallas como castigo ¿es recomendable?

“Lo dejé sin ver TV por que no ordenó su pieza” o  Si no comes todo, no jugarás videojuegos”

En las familias, el castigo está muy arraigado como un método de crianza, sin considerar el daño que esta práctica implica en las relaciones familiares. Dado al uso que le dan los niños, niñas y adolescentes a las pantallas, resulta sencillo restringir su uso como medida de castigo, pero, ¿es esto una forma para lograr cambios de actitud en ellos?  

Cuando una niña hace algo equivocado, sus padres reaccionan con un castigo. Esto no es más que una acción dolorosa para la niña, cuyo objetivo es hacerle daño, de manera que  que la próxima vez, cuando tenga la tentación de repetir el error,  lo piense dos veces antes de hacerlo.  Este daño no tiene por qué ser físico, puede ser una privación de privilegios o de una actividad placentera que les guste. A veces puede ser improvisado o injusto, pero a pesar de esto, a veces se mantienen para resguardar la imagen de los padres.  ¿Cómo podemos reemplazar el castigo por métodos más efectivos? 

Si privar el uso de pantallas como castigo, no es algo de verdad formativo que permita a los hijos entender el impacto de sus errores, de nada sirve la medida adoptada. Antes de determinar sanciones, es mejor dar a conocer las consecuencias que acarrean nuestras propias acciones, para que tus hijo/as sepan cuáles son los límites que deben respetar. 

Para establecerlas con lógica y de acuerdo a la edad y etapa de desarrollo de cada hijo, consideremos las 4Rs:

  1. Relacionadas con el hecho mismo: “si hubo desorden, debe ordenar”, “si no comió bien, deberá esperar a la próxima comida”, “ si excedió su tiempo en pantalla, pierde el turno que viene”  
  2. Respetuosas con los hijos(as): las consecuencias nunca deben exponer a los menores a riesgos innecesarios como dejarlos encerrados, solos o faltarles el respeto en público.
  3. Razonables de acuerdo a la falta cometida: hay errores más relevantes que otros, sin duda. 
  4. Reconocidas con anticipación: es recomendable establecer los límites y las consecuencias de las acciones siempre con anticipación y atendiendo al origen mismo del error… “si faltaste el respeto a mamá, debes enmendar ese error disculpándote”, “si te quedaste hasta tarde viendo TV y mentiste sobre esto, enmienda el error que es haber mentido y vuelve a ponerte límites para ver TV”   

Conversemos en familia sobre los límites y las consecuencias de los propios actos (positivas o negativas) y mirémoslo como una oportunidad para aprender de errores. Cuando los hijos se equivoquen, hagamos el ejercicio de revisar juntos sus errores, hacerles ver dónde está el daño causado para enmendarlo y asumir las consecuencias que sus actos conllevan. La coherencia y consistencia de las medidas disciplinarias asumidas en cada familia, son vitales para orientar la educación de los hijos. Cumplir con la palabra empeñada, evita perder autoridad, sin perjuicio que puedan darle otra oportunidad. 


¿Te sirvió esta publicación? ¡Cuéntanos en Instagram si sueles quitar las pantallas como castigo o si usas otras estrategias!

Open chat
¿Necesitas ayuda?
¡Hola!, somos el equipo de Fundación para la Convivencia Digital. Cuéntanos, ¿cómo podemos ayudarte?