fbpx

Quitar las pantallas como castigo ¿es recomendable?

“Lo dejé sin ver TV por que no ordenó su pieza” o  Si no comes todo, no jugarás videojuegos”

En las familias, el castigo está muy arraigado como un método de crianza, sin considerar el daño que esta práctica implica en las relaciones familiares. Dado al uso que le dan los niños, niñas y adolescentes a las pantallas, resulta sencillo restringir su uso como medida de castigo, pero, ¿es esto una forma para lograr cambios de actitud en ellos?  

Cuando una niña hace algo equivocado, sus padres reaccionan con un castigo. Esto no es más que una acción dolorosa para la niña, cuyo objetivo es hacerle daño, de manera que  que la próxima vez, cuando tenga la tentación de repetir el error,  lo piense dos veces antes de hacerlo.  Este daño no tiene por qué ser físico, puede ser una privación de privilegios o de una actividad placentera que les guste. A veces puede ser improvisado o injusto, pero a pesar de esto, a veces se mantienen para resguardar la imagen de los padres.  ¿Cómo podemos reemplazar el castigo por métodos más efectivos? 

Si privar el uso de pantallas como castigo, no es algo de verdad formativo que permita a los hijos entender el impacto de sus errores, de nada sirve la medida adoptada. Antes de determinar sanciones, es mejor dar a conocer las consecuencias que acarrean nuestras propias acciones, para que tus hijo/as sepan cuáles son los límites que deben respetar. 

Para establecerlas con lógica y de acuerdo a la edad y etapa de desarrollo de cada hijo, consideremos las 4Rs:

  1. Relacionadas con el hecho mismo: “si hubo desorden, debe ordenar”, “si no comió bien, deberá esperar a la próxima comida”, “ si excedió su tiempo en pantalla, pierde el turno que viene”  
  2. Respetuosas con los hijos(as): las consecuencias nunca deben exponer a los menores a riesgos innecesarios como dejarlos encerrados, solos o faltarles el respeto en público.
  3. Razonables de acuerdo a la falta cometida: hay errores más relevantes que otros, sin duda. 
  4. Reconocidas con anticipación: es recomendable establecer los límites y las consecuencias de las acciones siempre con anticipación y atendiendo al origen mismo del error… “si faltaste el respeto a mamá, debes enmendar ese error disculpándote”, “si te quedaste hasta tarde viendo TV y mentiste sobre esto, enmienda el error que es haber mentido y vuelve a ponerte límites para ver TV”   

Conversemos en familia sobre los límites y las consecuencias de los propios actos (positivas o negativas) y mirémoslo como una oportunidad para aprender de errores. Cuando los hijos se equivoquen, hagamos el ejercicio de revisar juntos sus errores, hacerles ver dónde está el daño causado para enmendarlo y asumir las consecuencias que sus actos conllevan. La coherencia y consistencia de las medidas disciplinarias asumidas en cada familia, son vitales para orientar la educación de los hijos. Cumplir con la palabra empeñada, evita perder autoridad, sin perjuicio que puedan darle otra oportunidad. 


¿Te sirvió esta publicación? ¡Cuéntanos en Instagram si sueles quitar las pantallas como castigo o si usas otras estrategias!

La Tercera: Soledad Garcés advierte sobre los trastornos conductuales asociados a la adicción a internet

El problema no es que estén conectados o jueguen, el problema se genera cuando caemos en los extremos. Es por esto que insistimos en el rol de los padres a la hora de regular el uso de pantallas.

No se le puede pedir a una niña o niño que se regule solo, porque no tiene la capacidad biológica de hacerlo. Naturalmente son aún inmaduros para contar el tiempo y para autorregularse. Necesitan rutinas, reglas y límites.

Descubre en este artículo publicado en La Tercera, la explicación que da nuestra directora de por qué el uso de videojuegos como Minecarft y Roblox y las redes sociales generan adicción e intensos estados de ansiedad al estar desconectados.

¡Videojuegos que nos sacan del sillón!

Si tus hijos pasan varias horas jugando videojuegos es momento de plantearles la posibilidad de combinar la entretención con un poco de ejercicio físico.

Frente a una consola o en un teléfono, sus cuerpos están en modo “reposo” por largo rato. Quizás suene difícil cambiarles el hábito de juego en línea, pero no todo el mundo de la entretención digital debe ser de guerra o batalla.

Existen algunos videojuegos que permiten ejercitar deportes y activar el gasto energético bailando, saltando obstáculos, o disparando pelotas en un campo de entrenamiento. Seguramente no van a gastar la misma energía que un partido de fútbol, pero sin duda es más aporte que estar en el sillón envuelto en un nudo de frazadas.

Un estudio publicado por la revista Archives of Pediatrics & Adolescent Medicine, evidenció que el gasto de energía en el caso de los videojuegos activos es hasta 190% más que los videojuegos estáticos de estrategia o guerra que juegan sentados en un sillón.

Los expertos han alertado de la existencia del “fenómeno de transferencia del juego” que corresponde a efecto que generan los videojuegos al dejar de jugarlos. Si le preguntas a tus hijos si al terminar de jugar en línea y salir a la calle, siguen pensando o actuando a ratos como si estuvieran jugando, seguro más de una vez te dirán que les ha pasado.

Los usuarios suelen transferir al mundo real lo que han vivido en el mundo virtual. A menor edad, más tiempo de conexión, mayor es el problema.

Motivémoslos a bailar, a hacer deportes o a jugar juegos de acción real para que sea ese el efecto que los mueva.

Te dejamos algunas ideas:

  • Just Dance: Es un juego de puro baile entretenido con canciones de moda para jugar sólo y con amigos. Disponible para consolas: PS4, PS3, Xbox One, Xbox 360, Wii U, Wii. Tiene app descargable para dispositivo móvil.
  • Wario Ware Smooth Moves: Es un videojueg muy entretenido para jugarlo y verlo jugar. El personaje de Mario Bros nos invita a hacer movimientos dirigidos organizados en minijuegos. Disponible para Wii y Wii U.
  • Wii Sports: Te permite practicar diferentes deportes donde se usa el comando de WII para lograr sensaciones casi similares como lo son el tomar una raqueta, unos bolos, guantes de boxeo o un palo de golf. Disponible para Wii y Wii U.

Columna Grupo Educar: “Niños y jóvenes atrapados en los videojuegos”

Durante muchos años vi jugar videojuegos a mis hijos con sus compañeros de clase. Esta casi ya tradición cambió bruscamente con la llegada de los videojuegos en línea.

Hoy son muchos los padres y docentes que están prestando atención a los videojuegos, en especial, las versiones en línea de Fortnite Battle Royale. Este juego, en el cual los jugadores luchan hasta la muerte en el campo de batalla, ha cambiado la vida de muchos niños y jóvenes en estos últimos meses. Con jugadores conectados en casi todos los países del mundo, ventas por sobre los 120 millones de dólares y un creciente desarrollo gráfico y técnico, seguramente usted ya ha sentido la inquietud.

Fortnite es un videojuego para PlayStation 4, Xbox One, Windows y Mac que combina la acción con la estrategia de manera magistral. Potencia el trabajo en equipo y fomenta la resolución de problemas mediante diferentes estrategias mentales que deben llevar a los jugadores a avanzar y mantenerse dentro del círculo de batalla.

Lea columna en completa en Grupo Educar.

Open chat
¿Necesitas ayuda?
¡Hola!, somos el equipo de Fundación para la Convivencia Digital. Cuéntanos, ¿cómo podemos ayudarte?