Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Estos son los tipos de acoso escolar más comunes

En los colegios es común presenciar situaciones de violencia y maltrato, que a menudo se etiquetan erróneamente como “acoso o ciberacoso”. Si bien hay similitudes entre el maltrato escolar entre pares y el acoso escolar, este último tiene características particulares, como la reiteración, intencionalidad y la existencia de asimetría de poder.

El acoso escolar es una de las principales causas de la baja autoestima y los problemas de salud mental en niños, niñas y adolescentes. Según el informe “Behind the numbers: ending school violence and bullying” de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), cerca del 30% de los estudiantes se ven involucrados en casos de acoso y ciberacoso escolar.

La UNESCO señala que tanto la salud mental y física, como el bienestar de las víctimas y la comunidad escolar, se ven afectados por el acoso escolar, ya que generan altos niveles de estrés, baja autoestima y afecta el desarrollo normal de la vida de los estudiantes afectados.

Hay que precisar que solemos clasificar las acciones violentas o situaciones de maltrato como “acoso escolar”. Sin embargo, la ley 20.536 sobre Violencia Escolar, define el acoso como un hostigamiento reiterado e intencional, donde existe asimetría de poder entre la víctima y los agresores o perpetradores, que suelen ser pares de edades similares. Este acoso también puede ocurrir en el ámbito virtual, denominándose ciberacoso.

Tras revisar varios estudios, podemos ver que existen 5 situaciones de acoso escolar:

Acoso escolar físico

Es uno de los acosos escolares más comunes, que se caracteriza por golpes y agresiones físicas intencionadas y repetidas. Puede incluir el acoso físico indirecto, que implica dañar las pertenencias de la víctima o lugares que frecuenta.

Ejemplo: Una niña es empujada por dos compañeras cuando suben las escaleras. A pesar de que ella les pide que la dejen en paz, las agresoras niegan su comportamiento y se ríen. Situación que se repite cada semana con mayor frecuencia y violencia.

Ciberacoso

Es el hostigamiento reiterado, intencional y con desequilibrio de poder entre víctimas y agresores, a través de medios digitales, como redes sociales, chats de videojuegos y aplicaciones de mensajería que suelen ser utilizados para este tipo de acoso.

Ejemplo: Vicky ha sido víctima de comentarios racistas en el grupo de WhatsApp de su curso. Ella se siente confundida sobre cómo reaccionar frente a estas agresiones, ya que varios compañeros participan en estos comentarios.

Acoso escolar sicológico

Este tipo de acoso es perjudicial para la autoestima y la salud mental de las víctimas. Incluye burlas, comentarios negativos, chantajes e intimidación, con el objetivo de intimidar y afectar emocionalmente a la víctima.

Ejemplo: Un estudiante humilla a una compañera cuando entregan las notas, haciéndole sentir que es tonta y la ridiculiza frente a los demás. Ella le pide que la deje en paz, pero él responde que se lo merece por sus malas calificaciones.

Acoso sexual

Implica situaciones de violencia de naturaleza sexual, como tocamientos, comentarios obscenos o burlas discriminatorias de carácter homofóbico.

Ejemplo: A un chico lo molestan por su voz aguda y porque pasa mucho tiempo con las niñas. Las frecuentes burlas han afectado su proceso de integración al curso.

Bullying social o por exclusión

Este tipo de acoso tiene como objetivo aislar y humillar a alguien en público, excluyéndolo(a) de forma intencionada.

Ejemplo: Forman un grupo en rrss con la intención de dejar fuera a una compañera. A ella le informan sobre lo que se dice en el grupo acerca de ella, haciéndole sentir que no forma parte de ellas.

Consecuencias y efectos del acoso escolar

Es importante y necesario reflexionar sobre el impacto a nivel psicológico que tiene en los niños, niñas y adolescentes el acoso escolar y sus consecuencias.Acá nombramos alguna de ellas.

Estrés

Las víctimas experimentan altos niveles de estrés durante el maltrato, pero también en los años posteriores. Estudios demuestran que las víctimas presentan niveles elevados de cortisol, una hormona asociada a la ansiedad y estrés, que si se vuelve crónico, puede derivar en trastornos de salud mental y conciliación del sueño.

Ansiedad y depresión

Las víctimas tienen una mayor probabilidad de desarrollar trastornos como agorafobia, trastorno de ansiedad generalizada, depresión y crisis de pánico, según investigaciones de la Universidad de Duke.

Somatizaciones

Las víctimas también pueden presentar trastornos psicosomáticos, como hipertensión, taquicardias, cefaleas, alergias y colon irritable, entre otros.

Ideación suicida

Varios estudios revelan que las víctimas tienen una mayor probabilidad de experimentar pensamientos suicidas.

Dificultades para socializar

Las víctimas enfrentan dificultades en su capacidad para relacionarse socialmente y, en la edad adulta, presentan indicadores más negativos en la calidad de vida familiar y laboral.

Detener la violencia en la escuela 

Es responsabilidad de los adultos detectar y frenar de inmediato cualquier forma de violencia física o psicológica en el entorno escolar, centrándose siempre en las necesidades de las víctimas.

A pesar de que las redes sociales y los medios de comunicación a menudo normalizan la violencia, es fundamental reflexionar sobre sus implicaciones y consecuencias, especialmente en la población más vulnerable y joven.

Facebook
Twitter
WhatsApp
Comparte este artículo a un click en tus redes sociales

9 comentarios en «Estos son los tipos de acoso escolar más comunes»

  1. Siento al leer los artículos, que estás situaciones se deben conversar en instancias que involucren a los padres y o apoderados para que ellos se involucren más en la educación en valores hacia sus hijos.

    Responder
  2. Hoy en día existe una violencia hacia los docentes, Yo como profesora fui víctima de violencia física y psicológica y luego funa por redes sociales por parte de un estudiante, también el estudiante invento que lo trate de gay, y no recibí ningún apoyo de mi colegio por el contrario fui juzgada, se hizo una investigación secreta en mi contra, mediante redes sociales se pedia que se portaran mal en mis clases y me pescaran para el webeo así de textual, para que me hechen, todo esto tuve que ver y sufrirlo mucha injusticia, cuando uno da todo por su trabajo, se esfuerza y para ser mejor cada día, motivo que en estos momentos estoy fuera de aulas buscando mi paz mental.

    Responder
  3. Como mides la intencionalidad?
    Es decir es muy complejo cuando se observa y es evidente que existe intencionalidad. Sin embargo si lo niegan y dicen que no fue así. Lamentablemente nos arriesgamos a una denuncia que por lo general se pierde por el echo de decir que existió “ intencionalidad” ?
    Me gustaría una orientación al respecto de ello
    Muchas gracias por compartir es fabuloso su sentido de apoyo y orientación en este proceso
    Muchas gracias

    Responder
  4. Considero que la lectura debe ser para ambas partes, escuela y familia.
    En esta sociedad que vivimos en nuestro país culpamos al que tenemos cerca , pero no hay verdadero compromiso de parte de la familia para con sus hijos y menos para quienes los educan, sus profesores.Se ha perdido el respeto y reglas que deben existir como familia siendo muy difícil conseguir el respeto a personas externas como son los docentes.Partir de la raíz , el hogar ,podremos mejorar las conductas de los estudiantes, sin ese apoyo todo va cuesta arriba.

    Responder
  5. Hola
    El panorama es a lo menos complejo, generalmente estas situaciones de mala convivencia ocurren cuando hay adultos cerca, cuando es difícil detectar la situación y mucho más difícil es determinar la intencionalidad, por lo general el o la perpetradora acusa inocencia y no hay nadie que la saque de ese argumento, posterior a ello se presenta su apoderado con amenazas reclamando una explicación del porqué se le pregunta a su hija si hubo una mala intención en su accionar. Enfatizar que en los colegios no se enseña a maltratar o a amedrentar.

    Responder

Deja un comentario

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.