fbpx

Claves para organizar el consumo de televisión en casa

“Tras una conversación familiar, acordamos dejar las películas para el miércoles en la tarde. La película la elegimos los domingos entre todos. Nos propusimos que sea siempre una película que enseñe algo y que no sea violenta o con escenas de adultos.  Ha resultado bien porque es un recreo a media semana. Tratamos de hacer una comida distinta ese día y esperamos que lleguen todos. Tuvimos que organizar las tardes con otras actividades. No fue fácil cambiar la rutina, pero el sólo hecho de saber que no pueden ver televisión más que el fin de semana y el miércoles nos ayuda mucho. Ya no tenemos esa discusión eterna que me agotaba “apaga la televisión, vayan a jugar” y los he visto más tranquilos.”

 Ana María, 32. Años, Viña del Mar.

En tiempos de pandemia, los padres y madres reconocen que los tiempos frente a pantallas han aumentado. Dado a que una buena parte de la programación televisiva está marcada por películas o series con abundantes contenidos violentos y poco educativos, ahora más que nunca, tenemos que conocer las razones que hacen necesario regular los tiempos de pantallas.

Por qué es necesario regular el uso de la televisión

Ver televisión ubica a los espectadores en una actitud pasiva, donde sólo ven y escuchan. Varios estudios demuestran que la actividad cerebral, baja considerablemente al ver televisión.

Existen múltiples investigaciones que desde los años 80, de manera transversal; nos muestran que cuando los niños, niñas y adolescentes ven más de 3 horas de televisión al día, pierden sensibilidad frente a la violencia tanto en la televisión como en la realidad. Otro de sus efectos es que restan capacidad de empatizar con las víctimas de la violencia y existe mayor probabilidad que tengan pensamientos y conductas agresivas.

La necesaria tarea de organizar el consumo de TV

¿Cómo podemos organizar el consumo de televisión en casa?

Compartimos algunas ideas para que puedas convertir los momentos televisivos en oportunidades de aprendizaje para tus hijos(as).

  1. Selecciona las películas de la semana revisando su calificación y temática. Arma un calendario de películas visadas por ti u otro adulto de la familia.
  2. Evita las películas que promuevan violencia.
  3. Conoce qué motivos tienen tus hijos(as) para ver las películas que les llama la atención. Esto te permite orientarlos mejor.
  4. Prioriza las películas, documentales y series que muestran escenas de la vida real, hechos históricos, o presentan realidades que se viven en otros lugares del mundo. 
  5. Selecciona películas que inspiren a tus hijos(as) y les permita construir ideales y reconocer los valores (Intensamente, UP, Perdidos en el espacio, Vuelta a casa, Una Pisca de magia, Ugglydolls, La guardia del león, Elementary, entre otras).
  6. Conversa sobre lo que vieron en la película. Pídeles que reconozcan las escenas que les gustaron, que les provocaron emociones positivas y negativas y que expliquen algunos argumentos de la trama. Invítalos a pensar en lo que han visto para que construyan su propia mirada. 
  7. Coordina con otros padres y madres del curso, la creación de una lista colectiva de películas recomendadas para que puedan ir promoviendo entretención de calidad.
  8. Evita que el uso de televisión sea todos los días. Organiza horarios y días para esta actividad. El uso de la televisión es mejor que se oriente para aprender y no para aplacar el aburrimiento o rellenar una hora del día.

Cada familia puede evaluar qué tipo de programación va a entregar a sus hijos(as) de acuerdo a sus edades. Para esto, debemos tener claridad respecto de la programación televisiva que aporta en su desarrollo y lo que puede significar un retroceso o mal ejemplo. 

La decisión de una familia puede impactar en todo el grupo de compañeros(as) de curso. Por esto, es importante promover un diálogo entre padres y madres apoderados que permitan apoyarse en el desarrollo de buenas prácticas para aprovechar el tiempo libre y evitar el sedentarismo.

Logra acuerdos de curso para educar juntos en el uso de pantallas

“Mi hija no tiene celular, recién cumplió 9 años. Casi todo su curso tiene. Me complica que a veces queda fuera de conversaciones con  sus amigas que juegan Roblox o usan TIKTOK.”

¿Te hes familiar esta situación?

¿Cómo lograr acuerdos de curso para educar juntos en el uso de pantallas?

Si lograste buenos acuerdos para el uso de pantallas en casa y las aguas ya se han empezado a calmar; de a poco empezarás a ver a tus hijos(as) entretenidos con otras actividades fuera de línea. ¡Felicitaciones!  tus habilidades parentales quedaron a la vista.

Pero, ¿qué pasa cuando las familias del curso, no tienen las mismas reglas para sus hijos(as)? en ese caso, no queda otra que unir fuerzas y promover los acuerdos básicos de autocuidado que integren a todo el curso.

Aquí te entregamos 7 ideas para lograr acuerdos de curso y educar juntos en el uso de pantallas:

  1. Recojan las experiencias, las preocupaciones y la información que necesitan conocer sobre el uso de pantallas en el curso. Para esto, puede usar cuestionarios en línea o hacer una reunión de curso. ¡Todo vale!
  2. Identifiquen los riesgos y beneficios que tienen las pantallas a la edad de tus hijos(as). 
  3. Pidan apoyo a los profesores(as) jefes o al equipo de orientación del colegio.
  4. Juntos establezcan los puntos de encuentro básicos para lograr acuerdos de familia que tengan como objetivo promover el Equilibrio Digital de los niños(as)
  5. Establezcan los acuerdos básicos (pocos, concretos y bien fundamentados). 
  6. Busquen fundamentar cada acuerdo sugerido con la bibliografía o evidencia que respalde la decisión tomada. 
  7. Dejen un registro escrito de los acuerdos logrados y compartan luego entre las familias del curso. 

¡Viva la libertad! Si alguna familia no quiere adherir a los acuerdos, pídales que sean respetuosos con las familias que si logran sumarse a los acuerdos. 

Te deseamos mucha suerte en este desafío y cuéntanos si logran unir a la comunidad de curso en torno a los acuerdos de curso: lograr el Bienestar Emocional y Equilibrio Digital.

Vamos por una infancia libre de riesgos y  familias más unidas. 

Cómo conseguir que el uso de una pantalla no sea una pelea familiar

“Vivimos con mis dos hijas en un departamento sin jardín. Intentamos llevar a las niñas a la plaza en las tardes, pero no siempre nos resulta. Ellas usan sus juguetes y les organizamos rutinas de actividades que buscamos variar cada semana. Algunos días les ponemos películas y les dejamos jugar con apps en el celular un rato. A una de mis hijas le da rabia que le quitemos el teléfono pero a la más grande no le importa mucho porque le gustan más las manualidades que las pantallas. Me cuesta un poco lidiar con esto, pero he tratado de quedarme con ellas jugando y disfruto mucho los juegos que eligen. Si puedo juego con ellas o se quedan a mi lado. Hemos tratado de limitar el tiempo, haciéndoles ver que los juegos digitales son una actividad más entre muchas otras“.  Lidia, 34 años, Santiago.

A los niños y niñas les gustan las reglas y el orden, ya que los hace sentirse seguros. Para fortalecer el desarrollo de su conciencia moral, es necesario que tengan límites claros y que comprendan las consecuencias de las acciones positivas y negativas.  Para que cumplir las reglas sea posible, también es necesario que entiendan la razón de ellas. Pese a que a la mayoría de los niños y niñas les gustan las reglas y valoran el orden, ¿porqué les cuesta tanto respetar los tiempos de pantalla? Ya en el año 2016, según la organización Action for Children, reconocía que a 1 de 4 padres, les cuenta más limitar el uso de dispositivos electrónicos que hacer cumplir otras reglas como hacer tareas o cumplir la ayuda en casa[1]. Claro está que al igual como les gusta tener reglas y sentir la satisfacción de haberlas cumplido, también les gusta tener sus propios planes, sobre todo cuando es un momento entretenido

Para regular el uso de las tecnologías y evitar las batallas familiares, es importante saber que no todas las pantallas generan el mismo efecto en los hijos(as), y que hay que supervisar el tipo de contenido con el mismo ímpetu que el tiempo de conexión. El definir límites de acceso a pantalla, ayudará a establecer rutinas que equilibren las actividades diarias y su desarrollo se verá fortalecido en la medida que las actividades que realizan les permitan desarrollar alguna habilidad como la creatividad, el baile, el canto, entre otras. Uno de los criterios más importantes que plantean los expertos, es promover el uso de pantallas para actividades donde los niños(as) asuman un rol activo y creativo. Juegos de mesa como ajedrez o solitario, puzles, cuentacuentos, karaoke, video-baile, aplicaciones para el reforzamiento escolar, películas que muestran diferentes realidades del mundo o inspiren valores, pueden ser un aporte al desarrollo de nuestros hijos(as). Este aporte, claramente debe ser guiado por los adultos para convertirlo en una oportunidad de aprendizaje y será complementario al aprendizaje que se vive en experiencias reales como la lectura de libros y el armado de puzles de madera. Las actividades digitales no reemplazan a las actividades físicas, y pueden desarrollar diferentes habilidades en la versión digital que en la acción real, como sucede con la lectura digital y en papel. 

¿Qué haces para regular el uso de las tecnología en tus hijos?

Cuando te enfrentes a la oportunidad de dar acceso a las pantallas a tus hijos(as), evalúa si tienen la edad y madurez suficiente para usarlas de manera positiva. Pregúntate qué objetivo cumplirá su uso y qué riesgos puede implicarles. A su vez, evalúa si tienes la disposición de supervisarlos y velar por el cumplimiento de los límites que has determinado.

Recomendaciones sobre el tiempo de conexión:

  1. Algunas consolas o dispositivos cuentan con temporizador programable que se apaga una vez cumplido el plazo.
  2. Restricciones de wifi: algunos módems permiten bloquear la señal a algunos dispositivos a una determinada hora. 
  3. Determina un lugar para dejar los aparatos tras la hora de uso y poder así recargarlos o permitir que lo use otro miembro de la familia. Esto ayuda a evitar las peleas para sacar las pantallas del dormitorio.
  4. Avísales unos minutos antes del fin de su tiempo en pantalla, que ya le queda poco…esto les permite anticiparse y preparar el cierre del juego, evitar pasar a una nueva ronda o despedirse de sus amigos.
  5. Ten a mano un horario o calendario para registrar las actividades del día, incluidas las actividades digitales. 
  6. Si observas que tus hijos(as) se ponen ansiosos, se exaltan, o pelean cuando están frente a una pantalla, plantéales que deberán cesar la actividad porque les está afectando su bienestar emocional. 

Es prudente usar sistemas de apoyo para limitar el tiempo en pantalla de tus hijos(as), pero cuidado con delegar la responsabilidad que esta tarea implica. Padres y madres somos los reguladores Nº1. El proyecto de Política de Medios de la London School of Economics, determinó que hay padres que prefieren limitar el tiempo en pantalla usando aplicaciones o temporizadores mientras que otros, prefieren las estrategias formativas como hablar con ellos sobre el uso de las pantallas, explicar sus riesgos y beneficios. El proyecto evidenció que los padres que combinan ambas posturas, logran educar hijos que comprenden mejor los beneficios y retos que conlleva el mundo digital. El proyecto evidenció que las estrategias restrictivas evitan riesgos a corto plazo, pero limita las oportunidades que ofrecen las tecnologías a largo plazo.

Compartir el tiempo en pantalla será sin duda una excelente opción. Muéstrales interés en conocer lo que hacen, en sus gustos e intereses. Juega con ellos y convierte las actividades digitales en una oportunidad para conocerlos mejor. Aprende a interactuar con ellos, no te limites sólo a controlarlos. 

[1] (2016) Encuesta de la organización benéfica Action for Children. Disponible en https://www.actionforchildren.org.uk/blog/ ¿Cómo se establecen estas restricciones?

Averigua con este video si las apps para tus hijos son educativas o no

¿Has buscado apoyo en la tecnología para reforzar el aprendizaje de tus hijos? En esta cuarentena, muchos papás han recurrido a herramientas digitales para hacer las tareas en casa. ¿Eres uno de ellos? Revisa el siguiente video que hizo Soledad Garcés, directora de nuestra institución, donde explica y responde a la pregunta: ¿Las apps tienen el rol educativo?

Descarga el Acuerdo familiar entre padres e hijos para regular el uso de la tecnología

La situación que vive nuestro país y el mundo, a raíz del COVID-19, obligó a suspender las clases, por lo que es vital que los niños y jóvenes sigan formándose en casa.

Las herramientas digitales ayudarán a que los estudiantes sigan aprendiendo en casa, pero no nos olvidemos de que ahora, que tus hijos tendrán tiempo libre, no hagan uso inadecuado de las tecnologías.

Te compartimos el Acuerdo familiar entre padres e hijos que permite regular el control del tiempo, lugar y momentos de conexión a internet, condiciones para a acceder a contenidos digitales y condiciones para entablar amistades virtuales.

Es importante que revises los recursos educativos que van a utilizar tus hijos para aprender y que lo acompañes para que no accedan a contenidos inadecuados.

 

Adolescente digital

El principal riesgo que viven los niños y adolescentes hoy en el mundo digital es la dependencia de las pantallas, originada principalmente por el exceso de conexión. El estímulo cerebral permanente que provocan tanto las redes sociales como los videojuegos, activa el circuito de dopamina en el cerebro. La dopamina, neurotransmisor encargado de hacernos sentir placer, provoca la necesidad de repetir las conductas que han resultado estimulantes de la misma manera que lo hacen las drogas.

El entorno familiar influye de manera importante en los hábitos de consumo digital que adquiere un niño desde pequeño y que se manifiestan durante la adolescencia. La educación de la voluntad y el autocuidado serán claves para prevenir riesgos del mundo virtual y lograr una identidad digital positiva que aporte a la vida personal y profesional de cada hijo.

Lograr equilibrar el uso de las pantallas con actividades offline, será la clave para el desarrollo integral de los hijos. Promovamos instancias de vida familiar, el buen dormir, el contacto cara a cara con amigos, el deporte, el gusto por las artes y las actividades que favorecen el desarrollo social y emocional.

Sugerencias para prevenir

  • Acompañar a los hijos desde los primeros años para darles pautas sobre cómo usar las nuevas tecnologías será una estrategia recomendable para educar en el uso de las pantallas y prevenir los riesgos del mundo virtual.
  • Privilegie el uso de equipos en lugares comunes donde se esté acompañado o supervisado por adultos.
  • Establezca horarios de conexión y tiempos limitados para el uso de pantallas según la edad y sus necesidades.

Atención a las siguiente actitudes

  • Si un hijo evita el contacto con la familia, por priorizar actividades digitales.
  • Si se observan cambios en la rutina diaria que muestren una preferencia por el mundo digital frente a las actividades offline.
  • Cambios de carácter, aparición de estados ansiosos o mal humor al no poder acceder a internet.
  • Alteraciones en el sueño o en hábitos de alimentación debidas al exceso de conexión.
  • Si sus hijos tienen dificultades al relacionarse de manera presencial y optan por las amistades o relaciones virtuales.

Por: Soledad Garcés, directora de Fundación para la Convivencia Digital. 

 

72% de los niños de 4° a 7° básico sincera que jugar videojuegos en la noche afecta su sueño

72% de los niños de 4° a 7° básico sincera que jugar videojuegos en la noche afecta su sueño

Una encuesta que realizamos a 2.441 niños de 10 a 13 años, en conjunto con la Facultad de Educación de la Universidad de los Andes, reveló que los menores sufren problemas para dormir y ansiedad al jugar videojuegos, sobre todo cuando lo hacen después de las 21:00 horas.

La muestra también concluye que el 58% de los menores de edad encuestados reconocen que se trata de un vicio y les cuesta dejar de jugar.

Resultados encuesta 2020

“Los videojuegos son adictivos y están hechos para que los niños pasen horas y horas jugando y eso altera sus funciones básicas como manejo de la empatía y autocontrol”, explicó la autora del estudio y directora de Fundación para la Convivencia Digital, Soledad Garcés, a Las Últimas Noticias.

La encuesta también fue mencionada en el siguiente reportaje de T13 y en una entrevista con T13 AM.

¿Qué implica el mundo digital de las redes sociales para nuestros hijos?

Papá, mamá: ¿Tu hijo te ha manifestado alguna vez el interés de ser influencers? Este pasatiempo no sólo ha sido una opción atractiva para adultos, sino que también para aquellos niños que tienen un alto interés en expresar y comunicar algo a través de las redes sociales. Pero antes de que puedas decir si es correcto o no, te entregamos algunas consideraciones que debes tener presente:

  • Las redes sociales están pensadas para mantenernos enganchados todo el día y su funcionamiento es sólo para mayores de 13 años.

 

  • No es recomendable que los niños tengan acceso a las redes sociales, básicamente porque su cerebro aún inmaduro, no cuenta con la capacidad suficiente para gestionar la información que hay en la red.

 

  • Tampoco tienen la capacidad de prevenir los riesgos que hay internet ni de enfrentar los comentarios de otros.

 

  • El excesivo tiempo que dedican los niños al mundo digital, resta tiempo a otras actividades que son fundamentales para su desarrollo.

 

  • Durante la niñez es prioritario que formen vínculos de amistad y realicen actividades tales como: deporte, jugar, leer, tocar instrumentos, hacer manualidades, etc.  Incluso el aburrimiento es útil porque despierta su lado creativo. 

 

  • Tanto los niños y jóvenes necesitan aprender desde la realidad y con estímulos de su entorno. Deja el mundo digital para después. Ya habrá tiempo para ser influencer.

 

¿Les afecta el uso de videojuegos o celulares a los niños con TDHA?

El Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) tiene un origen prominentemente genético. Su principal característica es que los menores con esta condición, tienen dificultad para concentrarse y controlar sus impulsos.

Sin embargo, a veces vemos niños con TDHA muy concentrados frente a una pantalla. Es probable que esto tenga que ver con la motivación, el tipo de estímulos y recompensas que usan la televisión, las redes sociales y los videojuegos.

La dificultad de los niños con TDAH reside principalmente en su capacidad para concentrar su atención directa de forma sostenida en el tiempo. Esto significa que tienen más problemas que el resto de la población para concentrar su atención en tareas que requieren un esfuerzo mental.

Un estudio publicado por la revista Pediatrics confirma que los niños que pasan más tiempo delante de la pantalla presentan un mayor riesgo de sufrir trastornos de la atención y problemas de memoria. Esto se intensifica en la población que padece TDAH.

Adolescente digital

Tanto los videojuegos como las redes sociales han sido diseñados para atrapar a sus usuarios. Al estar disponibles 24/7 y ofrecer un sinnúmero de situaciones placenteras y de empoderamiento a la medida; se potencia el desarrollo de conductas obsesivas y adictivas.

El principal riesgo que viven los niños y adolescentes hoy en el mundo digital es la dependencia de las pantallas, originada principalmente por el exceso de conexión. El estímulo cerebral permanente que provocan tanto las redes sociales como los videojuegos, activa el circuito de dopamina en el cerebro. La dopamina, neurotransmisor encargado de hacernos sentir placer, provoca la necesidad de repetir las conductas que han resultado estimulantes de la misma manera que lo hacen las drogas.

El entorno familiar influye de manera importante en los hábitos de consumo digital que adquiere un niño desde pequeño y que se manifiestan durante la adolescencia. La educación de la voluntad y el autocuidado serán claves para prevenir riesgos del mundo virtual y lograr una identidad digital positiva que aporte a la vida personal y profesional de cada hijo.

Lograr equilibrar el uso de las pantallas con actividades offline, será la clave para el desarrollo integral de los hijos. Promovamos instancias de vida familiar, el buen dormir, el contacto cara a cara con amigos, el deporte, el gusto por las artes y las actividades que favorecen el desarrollo social y emocional.

Sugerencias para prevenir

  • Acompañar a los hijos desde los primeros años para darles pautas sobre cómo usar las nuevas tecnologías será una estrategia recomendable para educar en el uso de las pantallas y prevenir los riesgos del mundo virtual.
  • Privilegie el uso de equipos en lugares comunes donde se esté acompañado o supervisado por adultos.
  • Establezca horarios de conexión y tiempos limitados para el uso de pantallas según la edad y sus necesidades.

Atención a las siguientes actitudes

  • Si un hijo evita el contacto con la familia, por priorizar actividades digitales.
  • Si se observan cambios en la rutina diaria que muestren una preferencia por el mundo digital frente a las actividades offline.
  • Cambios de carácter, aparición de estados ansiosos o mal humor al no poder acceder a internet.
  • Alteraciones en el sueño o en hábitos de alimentación debidas al exceso de conexión.
  • Si sus hijos tienen dificultades al relacionarse de manera presencial y optan por las amistades o relaciones virtuales.

Debemos saber que…

  • En su gran mayoría, los videojuegos pueden jugarse online y permiten el contacto con todo tipo de usuarios, de diferentes edades, que viven en cualquier lugar del mundo.
  • El acceso ilimitado y permanente, la activación del circuito de recompensa cerebral y el contacto con otras personas son los factores clave que pueden favorecer conductas abusivas.
  • Si se establecen horarios y normas para usar las pantallas, deben considerarse todos los días de la semana para evitar la sobrecarga emocional concentrada en unas pocas horas.
  • Las adicciones a las pantallas se pueden evitar principalmente regulando el tiempo de exposición y ofreciendo alternativas de entretención offline.

Por: Soledad Garcés.

Open chat
¿Necesitas ayuda?
¡Hola!, somos el equipo de Fundación para la Convivencia Digital. Cuéntanos, ¿cómo podemos ayudarte?