fbpx

Uso de las pantallas: ¿Cómo establecer reglas para tus hijos?

Soledad Garcés, directora de nuestra institución, hizo este video para aconsejar a los padres que deben fijar normas para sus hijos. El uso de las tecnologías (en relación a los contenidos y tiempo) va a depender de la edad de cada uno y de la etapa de desarrollo. Si quieres saberlo, revisa el siguiente video.

Semana del Autocuidado: Familias desconectadas para estar conectadas

Desde que comenzó la cuarentena en el país, nuestra institución ha elaborado diferentes contenidos para apoyar a las familias en relación al autocuidado y al buen uso de las tecnologías para todos sus integrantes. Los niños y adolescentes han estado mayor tiempo conectados, es por esta razón, que hemos incentivado a los papás y a sus hijos a que puedan desconectarse un poco en estos días, en la Semana del Autocuidado.

Si eres papá o mamá, intenta que tus hijos e hijas vuelvan a jugar con juguetes y tengan una rutina de entretención, libre de estímulos digitales.

¿Cómo puedes hacerlo?

  • Busca biografías de héroes o personajes que han hecho historia y han sido un aporte para el desarrollo de la humanidad. Lee con ellos sus historias para que puedas inspirarlos y así comprender que ellos también pueden impactar en la vida de los demás. Te recomendamos el libro “Cuentos para niños que se atreven a ser diferentes” de Ben Brooks.
  • Háblales en positivo. Inspíralos a conversar sobre cómo se puede mejorar los problemas que ellos ven. Pídeles consejos, invítalos a pensar en el futuro.
  • Lee con ellos cuentos que les permita conocer su historia y su tierra. Chile tiene bellísimas historias que compartir. Te recomendamos la colección de Curiosidades de Chile de Fundación Astoreca.

Es importante tener presente que los niños y niñas, menores de 11 años, debido a su edad, no tienen desarrolladas aún las habilidades cognitivas para gestionar aparatos digitales con seguridad y responsabilidad.

Su cerebro en desarrollo tendrá dificultades para retrasar las gratificaciones y para filtrar los estímulos que provocan los videojuegos y el mundo de internet. No esperes que se desconecten por sí solos(as). La capacidad de poner límites y horarios depende de ti.

Aún les faltan años para desarrollar todas las funciones ejecutivas que permiten medir bien el tiempo. Su reloj biológico ¡ERES TÚ!

¿Cómo crear el perfil de ciudadanía digital en los estudiantes?

Soledad Garcés, directora de nuestra institución, considera que la ciberética debe ser un eje central para modelar los comportamientos de cada miembro de una comunidad escolar. Revisa el siguiente video que entrega algunas ideas generales para crear el perfil de ciudadano digital responsable en niños y adolescentes. 

¿En tu colegio ya cuentan con un código de conducta online?

Un código de conducta online te ayudará a gestionar las clases online y el uso de plataformas educativas en tu colegio. El objetivo es que puedas promover espacios para que tus estudiantes aprendan más y tengan una mejor convivencia. Según la normativa interna de cada establecimiento su incumplimiento podría ser o no sancionado.

A continuación te proponemos 10 normativas. Modifícalas según la realidad de tus estudiantes. Una vez listo, compártelo a tu comunidad escolar.

 

Codigo de conducta online

Estimado alumno(a):

1

 

Usa siempre las contraseñas de tu cuenta para conectarte a las clases online o enviar tareas. Regístrate con tu nombre real sin usar información personal falsa o seudónimos que impidan identificarte. Usar una cuenta ajena sin autorización, podría involucrarte en una situación de usurpación de identidad.

 

2

 

Apaga siempre tu micrófono para que los ruidos de tu entorno no distraigan a tus compañeros. Si quieres pedir la palabra, avísale a tu profesor a través del chat o usando el ícono para levantar la mano.

 

3Asiste a tu clase online con buena disposición: Procura comer antes y cuida tu presentación personal. Intenta mantener una rutina similar a la que tenías cuando asistías al colegio. Asume un real compromiso para participar de las clases online. Para esto es importante ser respetuoso con tus compañeros y profesores. Esto implica:

          • Llegar a la hora a las videoclases.
          • Saludar respetuosamente.
          • Ser un integrante activo durante la videoclases.
          • NO tomar fotos o grabar partes de una sesión sin el consentimiento de los demás. Consideraremos tu asistencia sólo si podemos verte y oírte. Para esto, procura mantener activa tu cámara. En caso de no disponer de audio y video, da aviso a tu profesor(a) para que registre la asistencia de igual manera.

4

 

Pregunta si tienes dudas: En caso de no comprender o tener preguntas para el profesor, pide la palabra dejando tu nombre en el chat o haciendo click en el icono para pedir la palabra. Evita interrumpir cuando otros estén hablando, para que la clase siga su curso.

 

5

 

Mantén una actitud respetuosa: Considera que para los demás, concentrarse a través de las clases online puede ser más difícil que cuando vas al colegio. Asume entonces, una actitud proactiva y colaborativa para que la clase sea eficiente y significativa.

6

 

 

Participa activamente en las actividades de aprendizaje: Interviene en las videollamadas, foros o chats. Tu aporte es vital para generar vínculos con los demás alumnos de la clase.

7

Respeta los derechos de autor de cada uno de los materiales y recursos educativos disponibles tanto en el programa como en el curso. Cuando tomes ideas de otras personas que encuentres en internet, referencia su fuente bibliográfica. No te quedes con ideas de otros. Copiar tareas de otros es un plagio, es falta grave e incluso puede ser un delito.

8

 

 

Sé honesto(a): Responde tus evaluaciones siendo consciente que el resultado será fruto de tu esfuerzo. No te mientas a ti mismo ni a los demás.

9

 

Conserva una actitud ética: Evita los comentarios que puedan resultar ofensivos o injuriosos, promoviendo relaciones respetuosas al interior de la comunidad virtual.

 

 

10Respeta el tiempo de descanso: Comunícate con tu profesor y compañeros en horario hábil (entre las 8:30 y las 18:30 horas) dándoles tiempo para que te respondan. Evita usar otros canales de comunicación que los establecidos para que así, puedan responderte adecuadamente.

 

Ideas claves para redactar el reglamento de buena conducta online para estudiantes

El aprender online requiere de dos habilidades claves: autorregulación y honestidad.

Ahora que las clases son online, los profesores han identificado casos de alumnos que copian, plagian o bien, dejan de citar las ideas de otros en sus propias tareas. A veces lo hacen con una clara intención de ganar la oportunidad, y en otras simplemente por ignorancia, inmadurez o falta de formación.

Lo importante es que siempre, antes de iniciar tu curso, agregues las normas básicas de comportamiento digital que esperas de tus estudiantes para el correcto desempeño de tu clase online. Redáctalas en un estándar positivo para que tus estudiantes comprendan bien.

Revisa el ejemplo que realizó Soledad Garcés, directora de nuestra institución, y que puedes adaptar a tus necesidades. Revisa el artículo, haciendo clic AQUÍ.

7 características de internet y las redes sociales que todo usuario debe conocer

Por: Soledad Garcés, directora de Fundación para la Convivencia Digital. 

Internet es una herramienta de uso cotidiano. Sin embargo, en muchos casos los usuarios desconocen las características básicas de su funcionamiento. Saber cómo funciona y cuáles son sus principales características, es fundamental a la hora educar a niños y jóvenes en el uso responsable, ético y seguro de las tecnologías.

1.- Todo se paga en internet

Contrario a lo que pudiéramos pensar, no hay nada gratis en la web. En la realidad, la moneda de pago son los datos personales de cada usuario y la data que se extraiga de sus conductas online (horarios de conexión, lugar, contactos, etc.). La información de los perfiles, intereses, gustos, hábitos de consumo, entre otros, es información que, consciente o inconscientemente, se va dejando en la web y es recabada con fines comerciales, económicos, políticos o de seguridad. Los servicios webs se financian, en su mayoría, con la publicidad que se ofrece de manera directa y personalizada a cada usuario según su edad, intereses, necesidades y contexto.

Ahora bien, si una web es gratis, este sitio tendrá más visitas y, por lo tanto, obtendrá mayor información de los usuarios, la que podrá ofrecer a las empresas para lograr más ingresos por publicidad. En la sociedad actual, la información es sinónimo de poder y el que posee más información, tiene mejores oportunidades de negocios.

2.- No todo en internet es bueno ni siempre es verdad

Cada vez son más las personas que usan internet para buscar información, hacer negocios, aprender, entretenerse y comunicarse. Sin embargo, en la web hay disponible todo tipo de contenidos. No es sencillo distinguir qué es bueno y qué es malo en internet. Debemos tener presente que cualquier persona puede publicar contenidos sin ser experto. Hoy existen cientos de herramientas para editar sitios web y blogs y son muy sencillas de utilizar. Las webs confiables siempre exponen sus fuentes bibliográficas desde donde toman la información base que utilizan para sus publicaciones. Además, ponen a disposición de los usuarios las referencias de sus autores, citando debidamente las ideas escritas con el fin de ofrecer credibilidad a sus lectores. Un usuario responsable debe siempre contrastar la información que encuentra en la web con otras fuentes bibliográficas, adoptando una posición crítica frente a lo que lee ya que no todo lo que hay online está validado por expertos, ni mucho menos tiene la calidad esperada.

3.- Los datos que se comparten en internet no se borran de la web

Internet se ha convertido en una inmensa base de datos y el problema es que no siempre sabemos qué ocurre con la información disponible sobre los usuarios. Desconocemos cuánto tiempo quedarán esos datos en la web, qué uso se puede hacer de ellos o quiénes tienen acceso a utilizarlos. Internet y, en particular, las redes sociales se han transformado en una inmensa memoria colectiva (ajena a sus protagonistas), que crece sin mayor control por parte de los usuarios. Es imposible controlar el flujo de información que circula por la web.

Los usuarios deben tener presente que será casi imposible dar de baja en un 100 por ciento la información que se ha compartido en la web, ya sean fotos, videos, ideas o documentos. Si alguien copia o envía a otros usuarios por correo electrónico la información publicada, o simplemente la guarda en su computadora, ya se pierde el control sobre ese contenido. Por otra parte, al abrir una cuenta en una red social, se autoriza a la empresa (sea Facebook, Instagram u otra red social) a darles diferentes usos a los datos personales que se publican y que se irán recopilando a lo largo del tiempo en que se use la cuenta. Las empresas de servicios webs explicitan el tratamiento de datos personales de los usuarios en sus políticas de privacidad y condiciones de uso del servicio, pero pocas veces los usuarios leen esto con atención antes de abrir la cuenta.

4.- Las acciones que se realizan en el mundo virtual pueden tener consecuencias en el mundo real

Algunas personas no dimensionan las consecuencias de sus actos en el mundo virtual. Todas las acciones que en la vida real tienen carácter de ilegales, en el mundo virtual también lo tienen. Por ejemplo: si se hurta un producto de una tienda de dulces, se está cometiendo un delito, al igual que cuando se descarga música desde internet utilizando sitios ilegales. Es importante que los usuarios conozcan las leyes que rigen también en el mundo virtual.

En Chile existe, por ejemplo, la ley Nº 20.536 sobre violencia escolar o bullying, que considera sanciones a diferentes tipos de acoso cibernético. A su vez, la ley 17.336, sobre propiedad intelectual, es la norma que regula los derechos de autor. Esta ley busca evitar que contenidos digitales se copien desde internet sin regulación.

5.- Nadie controla internet

Efectivamente esto es así. Servicios webs como redes sociales o sitios de empresas, proponen sus políticas de privacidad y condiciones de uso, pero no existe un organismo de carácter mundial que regule, norme y controle el crecimiento de internet, las conductas de sus usuarios y la calidad de los contenidos que se presentan en la web.

Existen, en diferentes países, oficinas gubernamentales a cargo de regular algunos aspectos de internet como, por ejemplo, la inscripción de las direcciones web. En Chile, este trabajo lo realiza la empresa NIC Chile vinculada a la Universidad de Chile. Otro ejemplo es el World Wide Web Consortium, abreviado W3C. Este consorcio internacional da recomendaciones para el uso y crecimiento de internet, a modo de sugerencias generales, pero no tiene capacidad de promover leyes para todo el mundo. En definitiva, la internet no está siendo controlada de manera global por ningún organismo particular, por lo que es importante tener presente que es difícil para un usuario solucionar problemas en el mundo virtual, ya que generalmente los servicios web utilizados provienen de otros países y cada uno se rige por las leyes locales.

6.- Internet no tiene dueño

Efectivamente es así. Internet es descentralizada y no tiene dueño. Al ser una gran “red de redes” no existe posibilidad de tener un dueño general o un controlador global. Cada usuario es dueño de sus equipos, cableados y módems. Los accionistas y dueños de redes sociales o servicios web, como Facebook o Instagram, son propietarios de estas empresas. Sin embargo, nadie puede ser dueño de toda la internet. Este punto es importante, porque los usuarios deben saber que es complejo buscar ayuda o ejercer un reclamo en caso de ser acosado o amedrentado a través de internet. Si bien hay leyes que regulan y sancionan muchas de las acciones negativas que los usuarios cometen en la web, la conexión entre países, los tiempos judiciales entre diferentes estados y la enorme cantidad de usuarios de internet, hacen que cada vez sea más difícil controlar.

7.- Cualquier persona puede usar internet

A internet puede acceder cualquier persona que tenga un equipo y conexión. Esta realidad le da un gran valor a internet, ya que la convierte en un espacio diverso y heterogéneo. Es entonces necesario educar a los usuarios en el respeto hacia todas las personas que participan de la web, dándole un uso positivo y responsable, y cuidando tanto su huella digital como la de los demás.

Claves de autocuidado para navegar en internet cuando se es menor de 13 años:

¿Cómo educar en el autocuidado?

Muchas veces se tiende a creer que los ya conocidos “nativos digitales”, nacidos en contacto con la tecnología, tienen la formación y conocimientos sobre seguridad, ética y uso responsable de internet: esa mirada errada de los adultos es la que los deja en una situación vulnerable frente a los peligros de internet. ¿Cómo van a saber usar la web si no se les ha formado? La gran mayoría de las herramientas digitales disponibles en internet son diseñadas para aprender a usarlas de manera intuitiva, sencilla y rápida. Pese a que todas las redes sociales más usadas explicitan sus reglas y condiciones de uso, pocos usuarios las han revisado al momento de abrir una cuenta. Teniendo además presente que todo lo que se hace en internet tendrá repercusiones para toda la vida, es importante que los usuarios desde pequeños aprendan a darle un buen uso, cuidar su identidad digital y reputación online. Ambos conceptos tienen relación con lo que se dice y se publica de cada persona en la web. Las siguientes recomendaciones son claves para educar a niños y jóvenes en el buen uso de la internet.

Se sugiere promover un espacio de conversación con ellos para abordar estas recomendaciones y contextualizarlas según sea la realidad de cada grupo.

Claves para navegar seguro por internet:

  • Cuidar los datos personales y la privacidad, tanto propia como ajena, evitando compartir en la web información, fotos y videos sin pensar en las consecuencias que esto podría acarrear.
  • Rechazar los correos spam y pop ups inesperados, ya que muchos de ellos pueden ser ofertas engañosas.
  • Generar confianza es clave. Es importante pedirles a los niños que les cuenten para qué usan habitualmente internet.
  • Nunca deben planificar reunirse con alguien desconocido a través de internet, ya que no se puede saber la verdadera identidad e intenciones de esa persona.
  • Si a sus hijos o alumnos los molestan, agreden o acosan a través de internet, es importante que sepan pedirles ayuda y bloquear a quien realiza estas acciones.
  • No creer a ciegas en concursos, premios y regalos ofrecidos en la web. Es recomendable revisar las políticas y condiciones de uso de las promociones antes de participar en ellas.
  • Pensar antes de entregar una dirección de e-mail. Solo debe compartirse con amigos y familiares de confianza. Tampoco es recomendable dar los correos de amigos sin la autorización previa de ellos.
  • Crear una dirección de e-mail con autorización y ayuda de un adulto, porque ellos son los responsables de enseñar a usar esta herramienta cuando se tenga la edad necesaria. Si se requiere antes, puede ofrecer una cuenta familiar que se destine para el uso de los menores de la casa.
  • Mantener en secreto las claves de acceso y cambiarlas periodicamente.
  • Alguien desconocido no es amiga o amigo. Enseñe a sus hijos y alumnos a valorar a los amigos verdaderos, porque en internet no todos son quienes dicen ser.

La validación de contenidos digitales

La internet: Una gran pantalla

Internet se ha convertido en una gran revolución en tan sólo unas pocas décadas. Por su rápida expansión y los profundos cambios sociales que ha  generado en varios ámbitos de la sociedad, no ha sido sencillo para los usuarios adaptarse a este modelo de “biblioteca universal”, donde la  información no está ordenada y menos revisada. Tanto niños y jóvenes tienen cada vez más acceso a internet y probablemente, eso no vaya a disminuir o  retroceder. El desafío entonces, tanto de padres como de profesores, será proveerlos de estrategias que permitan a los menores aprender a regular  el uso de las tecnologías, seleccionar criteriosamente con quienes se relacionan online y discriminar la calidad y veracidad de los contenidos e información que obtienen desde la web.

Riesgos y oportunidades

En este nuevo escenario de comunicación, se pueden generar situaciones de riesgos y oportunidades hasta ahora poco conocidas. Sin embargo, la  piratería, el acceso a contenidos inadecuados, el contacto con personas desconocidas, el ciberacoso, entre otros, también han convertido a internet en una fuente real de peligros. Su dinámica de expansión vuelve cada vez más complejo el control o supervisión de los adultos respecto de lo que hacen los niños y jóvenes en la web. Esta realidad justifica entonces, la necesidad de formar en los mismos usuarios desde temprana edad, el criterio necesario para que sean ellos quienes adopten una postura de autocuidado en la web.

¿Cómo podemos reconocer la calidad de los contenidos digitales en internet?

Internet se ha convertido en una de las principales fuentes de información para los usuarios de la web. La naturaleza de internet es dinámica, cambiante y poco regulada. No existen leyes o reglamentos que regulen la calidad de los contenidos expuestos en cada sitio web. Cuando un usuario sube información a internet, no sólo decide el formato del contenido, sino que elige el tema, las imágenes, el diseño, el contexto, el mensaje, los textos. Este proceso, en la mayoría de los casos, no pasa por ningún filtro, sólo por la aprobación del autor o editor responsable de la publicación. Es necesario enseñarles a los alumnos a evaluar la calidad de la información que se encuentra en internet.

A continuación, revisaremos algunos criterios a los cuales atenderemos cuando visitemos internet para obtener información. Esto ayudará a comprobar la calidad de la información que se ofrece al usuario.

Es importante tener presente que el mejor filtro es el cuidado que debe tener el mismo usuario, quien debe adoptar una conducta crítica frente a los contenidos que encuentran en internet. Para validar la calidad de un sitio web y sus contenidos, deben revisarse siete criterios claves que, en su conjunto, darán señales claras respecto de la calidad del material que se requiere.

¿Por qué hablamos de criterios y no de reglas?

Es importante considerar que los criterios son juicios que permiten discernir. En este caso ayudarán a los usuarios de internet a reconocer algunos aspectos claves en un sitio web, que validan la calidad de sus contenidos. Las reglas son aquellas que han de cumplirse, porque han sido convenidas por un grupo de personas determinadas. En muchos casos, se puede dar que un sitio web publica contenidos de gran calidad académica, con rigor científico y gran precisión, pero no los actualiza con tanta periodicidad. En este caso, este criterio de validación no le resta mérito a la calidad del sitio y sus contenidos.

Criterios para validar sitios web educativos

Internet ha generado una gran revolución en tan sólo unas pocas décadas. Por su rápida expansión y los profundos cambios sociales que se han generado en varios ámbitos de la sociedad, no ha sido sencillo para los usuarios adaptarse a este modelo de “biblioteca universal”, donde la información no está ordenada y menos revisada.

¿Cuáles son los criterios?

1. Autoría definida

El anonimato no es propio de una web confiable. Para identificar el autor de un sitio web, acceda a los enlaces “contacto”, “quiénes somos” o “historia”. Tenga presente que el profesional que se identifica como Webmaster, es el diseñador del sitio, no necesariamente es quien elabora los contenidos. En algunos casos, puede darse una comunidad virtual educativa, cuyos contenidos son aportados por sus usuarios. En este caso, la estructura de la comunidad puede ser de buen nivel y algunos contenidos puntuales, podrían verse objetados en su calidad por no cumplir con alguno de los criterios dados.

2. Actualización periódica

Un sitio de calidad está constantemente actualizándose, es decir, publicando nuevos contenidos o gestionando una comunidad de usuarios. Esta actualización debe ser periódica, lo que no significa que sea diaria o semanal. La actualización va a depender del sitio mismo y de sus editores.

3. Propósitos definidos

Un sitio web de calidad define sus propósitos comunicacionales y se rige por ellos. Esto implica tener un público definido al cual se dirigen los contenidos. Un sitio web educativo debe tener objetivos que vayan en una línea formativa. Básicamente que tengan como objetivo EDUCAR.

4. Objetividad

Es necesario que un sitio web de calidad disponga la información de manera objetiva. Si un sitio web presenta a sus autores, éstos son especialistas en los temas que trata, lo financia una institución de prestigio y tiene propósitos claros, no debieran necesitar exceso de publicidad o pop ups emergentes que interrumpen la lectura. Si un sitio web plantea que es “educativo”, debe demostrar que su objetivo es “educar” y no sólo entretener o entregar contenidos digitales.

5. Precisión de los contenidos

La información que hay en un sitio web de calidad debe estar bien escrita, con un estilo de redacción acorde con sus objetivos y su público. Es importante considerar que la información esté claramente presentada y las ideas bien definidas. Si se entrega alguna cifra, revise si están las fuentes bibliográficas que las respalden y si se presentan opiniones personales, deben estar bien fundamentadas.

6. Confiabilidad

Una web confiable siempre expone sus fuentes bibliográficas si los temas lo requieren. Cada quien es libre de publicar en su blog o web lo que quiera, pero no debemos creer que todo lo que se dice en internet es verdad.

7. Navegabilidad y usabilidad

Buena navegabilidad hace referencia a qué tan simple es para un usuario navegar por todo el sitio web que visita, sin salirse de él y sin pinchar enlaces rotos. Es importante que los sitios web tengan sus enlaces funcionando, que sus botones lleven a un subsitio relacionado con el título y que posea una estructura simple y fácil de navegar. Es importante que el sitio cargue fácil y rápido. Ejemplo: www.curiosikid.com es una web con experimentos científicos para niños y ordena sus temas a través de botones y enlaces.

En resumen

Es importante que los alumnos aprendan a reconocer la calidad de los contenidos digitales de una web, a partir de un buen análisis y reflexión atendiendo a los criterios anteriormente explicados. Deben ser críticos frente a lo que ven y leen en internet, cuestionándose siempre respecto a la pertinencia de la información en relación a sus propias necesidades.

Por ejemplo: Si un alumno necesita leer una breve bibliografía de un personaje histórico, los sitios webs de bibliografías serán una buena alternativa. Sin embargo, puede encontrar información más acotada en los portales educativos en donde existe el enlace a la asignatura de historia. Probablemente un buscador como Google, lo envíe primeramente a Wikipedia y luego a webs con mucha información sobre el personaje. En este caso, habrá que validar el contenido mismo y el sitio desde donde se recoge la información.

Es importante recordar a los alumnos:

1. Internet es libre, desregulada y no controlada.

2. Internet puede usarla cualquier persona.

3. En internet hay muchos contenidos que no siempre son verdaderos ni confiables.

4. En internet nada se borra, esto permite que los usuarios encuentren contenidos que ya están obsoletos.

5. En internet nada es gratis. Generalmente, la información de calidad no es de libre acceso, o bien requiere una suscripción o intercambio de datos personales para disponer de ella.

6. Internet tiene reglas legales que protegen los derechos de autor, de la misma manera que en la vida real. Sin embargo, fiscalizar la copia y robo de información es complejo y se da en muchos sitios webs altamente demandados, infringiendo las leyes de propiedad intelectual.

Con gran éxito comenzó el programa “Formando ciudadanos digitales” en todo el país

El Ministerio de Educación y VTR Chile, dieron inicio al programa “Formando ciudadanos digitales” que pretende formar a estudiantes, apoderados y profesores de todo Chile sobre el uso seguro y responsable de las tecnologías, teniendo en cuenta el autocuidado y el de otros.

Soledad Garcés, directora de Fundación para la Convivencia Digital, es asesora de contenidos del programa VTR Convive Digital, el cual hoy ha visitado diversos establecimientos educacionales realizando charlas a padres, apoderados y estudiantes para educar en torno a la convivencia digital, rol parental, prevención ante riesgos y daños provocados por el excesivo uso de las tecnologías y cómo preservar la salud mental y bienestar emocional de niños y adolescentes.  

Además, VTR Chile ha llevado a los estudiantes de enseñanza básica, una entretenida e interesante historia protagonizada por Pepe y Pola. Mediante un monólogo, Diana Rivera, actriz y pedagoga, cuenta las aventuras de estos dos adolescentes que deben sortear los problemas del mundo digital y que se disponen a enfrentar los hechos con la ayuda de sus amigos y con responsabilidad.

VTR Chile lanzó el portal vtrconvivedigital.com, el cual tiene por objetivo impulsar el buen uso de internet y las tecnologías y formar nuevos líderes digitales de una manera positiva y responsable. El sitio web cuenta con material gratuito para profesores, padres y estudiantes.

Los docentes tendrán acceso para hacer cursos en línea, podrán descargar actividades y material para sus clases, asimismo, podrán solicitar charlas para sus colegios. Por su parte los estudiantes, podrán obtener material sobre cómo aprender a utilizar internet, considerando las buenas prácticas que mejoren la convivencia escolar. Por último, los padres tendrán acceso a consejos y orientaciones para enseñarles a sus hijos a cómo obtener el máximo provecho y beneficio de las tecnologías.

¿Qué es la identidad digital?

[fusion_builder_container hundred_percent=”no” hundred_percent_height=”no” hundred_percent_height_scroll=”no” hundred_percent_height_center_content=”yes” equal_height_columns=”no” menu_anchor=”” hide_on_mobile=”small-visibility,medium-visibility,large-visibility” class=”” id=”” background_color=”” background_image=”” background_position=”center center” background_repeat=”no-repeat” fade=”no” background_parallax=”none” enable_mobile=”no” parallax_speed=”0.3″ video_mp4=”” video_webm=”” video_ogv=”” video_url=”” video_aspect_ratio=”16:9″ video_loop=”yes” video_mute=”yes” video_preview_image=”” border_size=”” border_color=”” border_style=”solid” margin_top=”” margin_bottom=”” padding_top=”” padding_right=”” padding_bottom=”” padding_left=””][fusion_builder_row][fusion_builder_column type=”3_5″ spacing=”” center_content=”no” link=”” target=”_self” min_height=”” hide_on_mobile=”small-visibility,medium-visibility,large-visibility” class=”” id=”” background_color=”” background_image=”” background_position=”left top” background_repeat=”no-repeat” hover_type=”none” border_size=”0″ border_color=”” border_style=”solid” border_position=”all” padding=”undefined” dimension_margin=”undefined” animation_type=”” animation_direction=”left” animation_speed=”0.3″ animation_offset=”” last=”no”][fusion_text columns=”” column_min_width=”” column_spacing=”” rule_style=”default” rule_size=”” rule_color=”” class=”” id=””]

Todo lo que publicamos, compartimos o comentamos en internet construye la identidad digital de cada persona, la cual se verá afectada positiva o negativamente dependiendo de lo que estemos haciendo en la web.

[/fusion_text][/fusion_builder_column][fusion_builder_column type=”2_5″ spacing=”” center_content=”no” link=”” target=”_self” min_height=”” hide_on_mobile=”small-visibility,medium-visibility,large-visibility” class=”” id=”” background_color=”” background_image=”” background_position=”left top” background_repeat=”no-repeat” hover_type=”none” border_size=”0″ border_color=”” border_style=”solid” border_position=”all” padding=”undefined” dimension_margin=”undefined” animation_type=”” animation_direction=”left” animation_speed=”0.3″ animation_offset=”” last=”no”][fusion_button link=”https://convivenciadigital.cl/wp-content/uploads/2019/06/Guia-4-claves-para-entender-que-es-la-identidad-digital-Soledad-Garces.pdf” text_transform=”uppercase” title=”” target=”_blank” link_attributes=”” alignment=”” modal=”” hide_on_mobile=”small-visibility,medium-visibility,large-visibility” class=”” id=”” color=”default” button_gradient_top_color=”” button_gradient_bottom_color=”” button_gradient_top_color_hover=”” button_gradient_bottom_color_hover=”” accent_color=”” accent_hover_color=”” type=”” bevel_color=”” border_width=”” size=”” stretch=”default” shape=”” icon=”” icon_position=”left” icon_divider=”no” animation_type=”” animation_direction=”left” animation_speed=”0.3″ animation_offset=””]Descargar Guía[/fusion_button][/fusion_builder_column][/fusion_builder_row][/fusion_builder_container]

Open chat
¿Necesitas ayuda?
¡Hola!, somos el equipo de Fundación para la Convivencia Digital. Cuéntanos, ¿cómo podemos ayudarte?