fbpx

Vamping: qué es y cómo afecta a la salud de tus hijos

¿Te ha pasado que estás viendo el celular y sin darte cuenta han pasado horas y aún no duermes? Seguro estás pensando que esto hoy es “casi normal”, lo que no significa que sea algo beneficioso para la salud. El Vamping es un fenómeno que se da sobre todo en adolescentes. Es una palabra compuesta que viene del inglés, en la cual se combinan las palabras ‘vampire’ (vampiro) y ‘texting’ (chatear) y se describe como la acción de utilizar aparatos electrónicos durante la noche, ocupando horas de sueño.

Mirar las pantallas antes de dormir provoca insomnio, falta de memoria y concentración en los jóvenes. Afecta la calidad de sueño y el descanso por la luz azul.

La gran cantidad de estímulos que producen las redes sociales, los videojuegos y los servicios de internet, hacen que el cerebro se desregule con facilidad. Esto acarrea consecuencias en el crecimiento, en el aprendizaje y la gestión de emociones principalmente. Esto se da dado a que el uso de pantallas antes de dormir inhibe la producción de melatonina (hormona responsable de inducir el descanso). Esto acarrea consecuencias en el crecimiento, en el aprendizaje y la gestión de emociones principalmente.

Consejos anti-vamping

  • Baja la luz de tu dormitorio cuando se acerque la hora de dormir.
  • Limita la presencia de pantallas en la habitación.
  • Reduce el uso de pantallas al menos dos horas antes de acostarte.

Ver televisión también se considera vamping. Puedes usar filtros para la luz azul de las pantallas, pero no te libra por completo de sus efectos, solo dañas menos tus ojos. ¡Recuerda! siempre lo mejor que puedes hacer para tus hij@s es dar un buen ejemplo…así que ya lo sabes #desconectate. Esto no solo afecta a adolescentes, también a los adultos.


¿Tienes hijo/as que se llevan la pantalla a la cama antes de dormir? ¡Cuéntanos en Instagram tu experiencia y resolveremos tus dudas!

Sigue estos consejos para reeducar el sueño de tus hijos

Mis dos hijos (4 y 6) tienen mucha energía. Me encanta que sean alegres y creativos. Esta cuarentena ha sido difícil mantenerlos ocupados y concentrados. No se mueven tanto como cuando iban al colegio y me cuesta mucho acostarlos en la noche. Esto me tiene muy cansada. No logro hacer una rutina para dormir. Anita Z.

Si a tus hijos(as) les cuesta dormir, es posible que tengas que “reiniciar” el hábito del descanso. El encierro, la falta de ejercicio, la baja movilidad en tiempos de COVID o el exceso de pantallas, pueden estar jugándoles una mala pasada a muchas familias.

Sigue estos consejos simples para reeducar el sueño de tus hijos(as).

  • Apaga pantallas al menos 1 hora antes de iniciar tu descanso: Al ponerse el sol cada día, nuestro cerebro percibe menos luz, lo que activa la producción de melatonina para inducir el sueño reparador. Si antes de dormir, vemos televisión o usamos el teléfono (u otro dispositivo) la luz de la pantalla se encarga de activar en nuestro cerebro la orden de despertar, porque “hay luz de día”.  El sueño se puede verse alterado o bien, el insomnio se instala bloqueando el merecido descanso.

  • Prepara la hora del sueño con rutinas: es necesario que antes de dormir, se asocien estímulos que ayuden a los niños(as) a prepararse para el descanso. Puede ser la lectura de cuentos, una conversación para revisar cómo estuvo el día, comer algo suave, un baño tibio o bajar la luz de la pieza antes de dejar oscuro. Cuidado con escoger actividades que terminen por “activar” a los niños en vez de tranquilizarlos.

  • Permite gastar las últimas energías: La adrenalina es la energía que nos permite correr y movernos a diario. Si no “gastamos” esta reserva de energía que tenemos en los músculos, no podremos descansar correctamente. Por esta razón, antes del anochecer, permite que los niños(as) quemen sus últimos cartuchos de energía con una corrida o simplemente, saltando a la cuerda. Cuida que este ejercicio sea sencillo para evitar que se vuelvan a energizar.
Open chat
¿Necesitas ayuda?
¡Hola!, somos el equipo de Fundación para la Convivencia Digital. Cuéntanos, ¿cómo podemos ayudarte?