fbpx

Evaluar en línea: ideas que funcionan

Llevo más de 10 años haciendo clases en línea. Sinceramente no he realizado nunca una prueba de alternativas. No tendría ningún sentido para mí, sabiendo que Google está en la pestaña de atrás y tienen en un chat las ideas del resto del grupo. Evalúo a mis alumnos (que a su vez son profesores) con evaluaciones implícitas en actividades y evaluaciones diferidas que acompañó con actividades que me permiten ir chequeando la comprensión de los temas cada semana. No es ni más trabajo, ni arroja resultados muy diferentes a la realidad, pero si logramos resultados auténticos, que a su vez, reflejan el avance de cada alumno de manera real.

Haciendo clases en línea, he aprendido la importancia de ser muy sinceros y reconocer que los puntos de contactos con mis estudiantes son pocos (chat, correo y a veces una llamada) y eso nos exige buscar otras alternativas para conocerlos mejor. Me gusta que dejen sus tareas en un portafolio digital diseñado con Googledocs y desde ahí las reviso y evalúo con una escala de apreciación que comparto siempre al pie de las instrucciones de cada tarea. Para mi grupo no es sorpresa cómo los voy a evaluar cada semana. Cada actividad tiene su pauta o escala a mano. 

RÚBRICAS, NO GRACIAS. ALGO MÁS SIMPLE POR FAVOR

No uso rúbricas por el tiempo que demanda diseñarlas. Pero las escalas de apreciación me acomodan porque son simples y fáciles de seguir. Cada clase, dejo un ticket de salida al que llamo ¿Cuánto has aprendido? Uso preguntas simples, (nunca más de dos), donde mis alumnos deben responder con sus palabras alguna idea aprendida en clases. Algo así como “Describe con tus palabras, en menos de 200 caracteres, lo que es xxxxx…”.

Al poner la restricción de extensión de respuesta, se acota mi tiempo de revisión y a su vez, se ven obligados a pensar y revisar bien sus respuestas. Al inicio del curso, me pedían disculpas por “pasar de los límites” pero de a poco entendieron que debían cumplir con este requerimiento básico y ajustarse a lo indicado. En el ticket de salida, dejo también una pregunta clave para mí… De 1 a 10, siendo 1 nada y 10 muchísimo, indícame si esta clase fue una experiencia de aprendizaje buena para ti.

Es revelador como de a poco, en este espacio, se atreven a recomendarme cambios o ajustes, me corrigen, se sinceran y me ayuda a hacer mejores clases. Para esto uso Formularios de Google o el mismo portafolio para que registren ahí sus respuestas. 

“Llevo más de 10 años haciendo clases en línea. Sinceramente no he realizado nunca una prueba de alternativas”, Soledad Garcés.

EVALUAR Y OPINAR

Evaluar para mí es poder emitir un juicio de valor que me permite tomar decisiones fundamentadas. Me gusta evaluar con actividades grupales o individuales y tickets de salida, que me permitan conocer las brechas de aprendizaje y preparar las clases que vienen. Hacer una prueba de muchos ítems cada mes podría ser una forma de evaluar los avances de 4 semanas, pero si el grupo llegara a lograr un 45% de los objetivos, he perdido 28 días y no puedo retroceder el tiempo todas esas clases. Por eso, el ticket de salida por lección me ayudan a ajustar cada clase y la que viene.

Para retroalimentar las tareas me ayudo de un complemento de Google (YAMM) para enviar respuestas masivas personalizadas vía e-mail es Yet mail merge, permite enviar 50 correos gratis por día. A cada estudiante le puedo mandar una nota escrita con mis comentarios de manera individual, pero en un sólo click para todos. Completo la información en una planilla que vinculo al e-mail escrito y el correo se individualiza de manera automática. Esta app me ayuda a ahorrar tiempo en retroalimentar al grupo y me permite llevar un registro del trackeo de mis correos. Puedo ver quienes abrieron mi e-mail, quienes lo respondieron y quienes no lo vieron.

Sigue siendo un desafío  lograr que cada evaluación refleje  los aprendizajes de mis estudiantes. Algo que me ayudó a entender la importancia que tiene elegir bien el instrumento de evaluación para las clases en línea, es que en el mundo online todo debe ser “micro”, micro objetivos para micro actividades evaluada con micro-evaluaciones. Los tiempos de concentración frente a una pantalla son cortos, los puntos de encuentro son escasos, mejor pensar que menos es más…Más lecciones pero más breves. En este mundo virtual, más vale correr lento, pero seguro porque no es posible improvisar. 

Te comparto estos tutoriales para que aprendas a usar las herramientas que te sugerí. No dejes de compartirme tus impresiones.

• Aprende a diseñar un ticket de salida simple con formularios de Google.

• Si te gustan las rúbricas, anímate a usarlas, en Instagram compartimos 3 apps para que te queden geniales.

Las 5 claves para que tus clases en línea sean exitosas

De seguro ya a esta altura imaginarás que para el 2021 se nos viene algo similar al 2020. Eso si, ya tenemos experiencia ganada y tendremos unas anheladas vacaciones de verano de por medio, que nos permitirán recargar energías y consolidar lo aprendido este año tan particular. 

Después de haber capacitado a más de 4 mil docentes, queremos compartirte los 5 errores más comunes que tienden a frustrar los logros en las clases remotas. 

1. EXPECTATIVAS:

Esperar que las clases virtuales tengan el mismo resultado que las presenciales es el primer gran error. Replicar una jornada escolar virtual no tiene sentido ya que la máxima en el aprendizaje en línea será “menos es más” y el mandato a los alumnos es “asume tu protagonismo” como estudiante. Hay que ajustar las expectativas y abrirse a buscar alternativas para enseñar promoviendo el aprendizaje activo.

2. CANALES DE COMUNICACIÓN:

En ocasiones hacemos intentos de comunicarnos con estudiantes y sus familias usando demasiados canales: el aula virtual, el chat, el e-mail, la web o las redes sociales. Establecer un canal de comunicación único y expedito con los alumnos y sus familias es clave para que que los mensajes que enviamos lleguen a tiempo y sean bien recibidos. Acostumbra a tu comunidad a recibir la información académica a través de canales exclusivos para ese fin (aula virtual y e-mail) y las noticias a través de la web, boletines o redes sociales. El chat y los foros los puedes usar para conversaciones informales o tutorías de apoyo.

3. SELECCIÓN DE CONTENIDOS

El aprendizaje en línea toma un tiempo de adaptación y su efecto será más lento y menos efectivo en sus primeras etapas. El contexto digital resta la posibilidad de percibir a partir de los sentidos, y eso hace que la experiencia sea menos efectiva. Seleccionar los contenidos más relevantes y acotar sus objetivos de aprendizaje será clave para lograr el compromiso de los y las estudiantes. Busca la manera de lograr que tus estudiantes puedan participar de tu clase para que logren potenciar su experiencia de aprendizaje.

4. SINCRÓNICO O ASINCRÓNICO:

Sobrecargar las redes y el trabajo docente no tiene sentido. Podemos hacer videoclases cortas y luego proponer actividades individuales o grupales a través de herramientas colaborativas como Google Docs. Guarda tiempo para darle feedback a tus alumnos y para conversar con ellos.

5. QUE PRIME LA HUMANIDAD

El exceso de reglas y normas, “para todos por igual”, sólo trae dificultades y malos resultados. En tiempos de pandemia, cada familia vive una realidad diferente y podemos aprovechar esta instancia educativa para promover el compañerismo, centrarnos en la retroalimentación y fortalecer la comunidad de curso.

Si te animas a ser un profesor pro, revisa el curso de metodologías activas para la enseñanza remota. 


¿Te sirvió esta publicación? ¡Cuéntanos en Instagram tu experiencia con las clases online!

Decálogo de los derechos virtuales de niños y niñas

Naciones Unidas celebra este 20 de noviembre el Día Universal de la Infancia, la misma fecha en la que la Asamblea General de la ONU firmó la Declaración de los Derechos del Niño y la Niña en 1959. La celebración busca fomentar la fraternidad entre las nuevas generaciones y promover su bienestar, especialmente de los más vulnerables.

Lo que tal vez no muchos saben, es que también existen los e-derechos o derechos virtuales de la niñez. En este decálogo se manifiesta la importancia de incentivar el uso y acceso a internet en las generaciones más jóvenes de nuestra sociedad. Tanto para fines informativos, educativos y recreativos, de forma responsable. Los padres/madres cumplimos un rol fundamental en esta última parte.

Este documento sienta las bases para minimizar el riesgo y los daños de internet y, por
otro, a facilitar una participación cívica positiva de los niños a través del mundo en línea.

Te contamos acá de cuáles derechos hablamos:

  1. Al acceso a la información: Sin discriminación por sexo, edad, recursos económicos, nacionalidad, etnia o lugar de residencia. Este derecho se aplicará en especial a los niños y niñas discapacitados.

2. A la libre expresión y asociación: A buscar, recibir y difundir informaciones e ideas de todo tipo por medio de la red. Estos derechos solo se restringirán para garantizar la protección de los niños y niñas frente a informaciones perjudiciales para su bienestar, desarrollo e integridad; y para garantizar el cumplimiento de las leyes, la seguridad, los derechos y la reputación de otras personas.

3. A ser consultados y a dar su opinión: Cuando se apliquen leyes o normas a Internet que les afecten.

4. A la protección: Contra la explotación, el comercio ilegal, los abusos y la violencia de todo tipo.

5. Al desarrollo personal y a la educación: Y a todas las oportunidades que las nuevas tecnologías puedan aportar para mejorar su formación.

6. A la intimidad de las comunicaciones por medios electrónicos: Derecho a no proporcionar datos personales por Internet, a preservar su identidad y su imagen de posibles usos ilícitos.

7. Al esparcimiento, al ocio, a la diversión y al juego mediante Internet y otras tecnologías: Derecho a que los juegos y las propuestas de ocio no contengan violencia gratuita, ni mensajes racistas, sexistas o denigrantes y que respeten los derechos y la imagen de los niños y niñas y otras personas.

8. A ser orientados por sus familias: Los padres y madres tendrán el derecho y la responsabilidad de orientar y acordar con sus hijos e hijas un uso responsable.

9. Al acceso: Los gobiernos de los países desarrollados deben comprometerse a cooperar con otros países para facilitar el acceso de estos y sus ciudadanos, y en especial de los niños y niñas, a Internet y otras tecnologías para promover su desarrollo y evitar la creación de una nueva barrera entre los países ricos y los países pobres.

10. A beneficiarse y a utilizar en su favor las nuevas tecnologías: Para avanzar hacia un mundo más saludable, pacífico, solidario, justo y respetuoso con el medioambiente, en el que se respeten los derechos de todos los niños y niñas.

También te compartimos el documento de UNICEF sobre Los derechos de la Infancia y el Internet


¿Te sirvió esta publicación? ¡Cuéntanos en Instagram qué te parecen estos derechos!

Sigue estos consejos para reeducar el sueño de tus hijos

Mis dos hijos (4 y 6) tienen mucha energía. Me encanta que sean alegres y creativos. Esta cuarentena ha sido difícil mantenerlos ocupados y concentrados. No se mueven tanto como cuando iban al colegio y me cuesta mucho acostarlos en la noche. Esto me tiene muy cansada. No logro hacer una rutina para dormir. Anita Z.

Si a tus hijos(as) les cuesta dormir, es posible que tengas que “reiniciar” el hábito del descanso. El encierro, la falta de ejercicio, la baja movilidad en tiempos de COVID o el exceso de pantallas, pueden estar jugándoles una mala pasada a muchas familias.

Sigue estos consejos simples para reeducar el sueño de tus hijos(as).

  • Apaga pantallas al menos 1 hora antes de iniciar tu descanso: Al ponerse el sol cada día, nuestro cerebro percibe menos luz, lo que activa la producción de melatonina para inducir el sueño reparador. Si antes de dormir, vemos televisión o usamos el teléfono (u otro dispositivo) la luz de la pantalla se encarga de activar en nuestro cerebro la orden de despertar, porque “hay luz de día”.  El sueño se puede verse alterado o bien, el insomnio se instala bloqueando el merecido descanso.

  • Prepara la hora del sueño con rutinas: es necesario que antes de dormir, se asocien estímulos que ayuden a los niños(as) a prepararse para el descanso. Puede ser la lectura de cuentos, una conversación para revisar cómo estuvo el día, comer algo suave, un baño tibio o bajar la luz de la pieza antes de dejar oscuro. Cuidado con escoger actividades que terminen por “activar” a los niños en vez de tranquilizarlos.

  • Permite gastar las últimas energías: La adrenalina es la energía que nos permite correr y movernos a diario. Si no “gastamos” esta reserva de energía que tenemos en los músculos, no podremos descansar correctamente. Por esta razón, antes del anochecer, permite que los niños(as) quemen sus últimos cartuchos de energía con una corrida o simplemente, saltando a la cuerda. Cuida que este ejercicio sea sencillo para evitar que se vuelvan a energizar.

Optimiza tu tiempo en cuatro pasos con esta guía descargable

Algunos colegios están volviendo a clases, combinando lo presencial con lo virtual. Mientras no haya vacuna seguiremos realizando actividades desde casa o en modo híbrido, por lo que entre teletrabajo y clases remotas se hace esencial aprender a planificar el tiempo de manera eficiente.

¿Te resulta difícil gestionar bien el tiempo? A veces, lo importante no es urgente o lo que nos ocupa y estresa es delegable…

Hemos preparado una actividad descargable para que profesores, familias y estudiantes puedan aprovechar de organizar el tiempo de clases que nos queda. 

1. Establece prioridades:  Las listas de tareas son buenas aliadas.  Escribe los pendientes y márcarlos cuando ya estén logrados. Esto evita desenfocarse cuando aparecen eventos inesperados o la carga de trabajo se vuelve abrumadora. Mejor aún si les asignas un tiempo estimado a cada tarea. 

2. Apóyate en apps: aplicaciones como Google KEEP o las clásicas organizadores colaborativos de tareas como TRELLO o las listas de tareas individuales  al estilo de Todoist nos ayudan a organizar las prioridades en equipo y a cumplir con las tareas dadas.

3. No procrastinar: Dividir las tareas para revisar cada día puede ser más eficiente, que dedicarse solo una jornada a una determinada actividad. Esto ayuda a no acumular muchas tareas y aligerar los flujos de trabajo. Facilita que tus estudiantes —en la medida que sea posible— revisen sus trabajos con las pautas de revisión que elabores y te propongan acciones de mejora para enmendar sus errores. 

¿Y tú?…¿Cómo organizas tus tareas?

Claves para organizar el consumo de televisión en casa

consumo tv

“Tras una conversación familiar, acordamos dejar las películas para el miércoles en la tarde. La película la elegimos los domingos entre todos. Nos propusimos que sea siempre una película que enseñe algo y que no sea violenta o con escenas de adultos.  Ha resultado bien porque es un recreo a media semana. Tratamos de hacer una comida distinta ese día y esperamos que lleguen todos. Tuvimos que organizar las tardes con otras actividades. No fue fácil cambiar la rutina, pero el sólo hecho de saber que no pueden ver televisión más que el fin de semana y el miércoles nos ayuda mucho. Ya no tenemos esa discusión eterna que me agotaba “apaga la televisión, vayan a jugar” y los he visto más tranquilos.”

 Ana María, 32. Años, Viña del Mar.

En tiempos de pandemia, los padres y madres reconocen que los tiempos frente a pantallas han aumentado. Dado a que una buena parte de la programación televisiva está marcada por películas o series con abundantes contenidos violentos y poco educativos, ahora más que nunca, tenemos que conocer las razones que hacen necesario regular los tiempos de pantallas.

Por qué es necesario regular el uso de la televisión

Ver televisión ubica a los espectadores en una actitud pasiva, donde sólo ven y escuchan. Varios estudios demuestran que la actividad cerebral, baja considerablemente al ver televisión.

Existen múltiples investigaciones que desde los años 80, de manera transversal; nos muestran que cuando los niños, niñas y adolescentes ven más de 3 horas de televisión al día, pierden sensibilidad frente a la violencia tanto en la televisión como en la realidad. Otro de sus efectos es que restan capacidad de empatizar con las víctimas de la violencia y existe mayor probabilidad que tengan pensamientos y conductas agresivas.

La necesaria tarea de organizar el consumo de TV

¿Cómo podemos organizar el consumo de televisión en casa?

Compartimos algunas ideas para que puedas convertir los momentos televisivos en oportunidades de aprendizaje para tus hijos(as).

  1. Selecciona las películas de la semana revisando su calificación y temática. Arma un calendario de películas visadas por ti u otro adulto de la familia.
  2. Evita las películas que promuevan violencia.
  3. Conoce qué motivos tienen tus hijos(as) para ver las películas que les llama la atención. Esto te permite orientarlos mejor.
  4. Prioriza las películas, documentales y series que muestran escenas de la vida real, hechos históricos, o presentan realidades que se viven en otros lugares del mundo. 
  5. Selecciona películas que inspiren a tus hijos(as) y les permita construir ideales y reconocer los valores (Intensamente, UP, Perdidos en el espacio, Vuelta a casa, Una Pisca de magia, Ugglydolls, La guardia del león, Elementary, entre otras).
  6. Conversa sobre lo que vieron en la película. Pídeles que reconozcan las escenas que les gustaron, que les provocaron emociones positivas y negativas y que expliquen algunos argumentos de la trama. Invítalos a pensar en lo que han visto para que construyan su propia mirada. 
  7. Coordina con otros padres y madres del curso, la creación de una lista colectiva de películas recomendadas para que puedan ir promoviendo entretención de calidad.
  8. Evita que el uso de televisión sea todos los días. Organiza horarios y días para esta actividad. El uso de la televisión es mejor que se oriente para aprender y no para aplacar el aburrimiento o rellenar una hora del día.

Cada familia puede evaluar qué tipo de programación va a entregar a sus hijos(as) de acuerdo a sus edades. Para esto, debemos tener claridad respecto de la programación televisiva que aporta en su desarrollo y lo que puede significar un retroceso o mal ejemplo. 

La decisión de una familia puede impactar en todo el grupo de compañeros(as) de curso. Por esto, es importante promover un diálogo entre padres y madres apoderados que permitan apoyarse en el desarrollo de buenas prácticas para aprovechar el tiempo libre y evitar el sedentarismo.

Logra acuerdos de curso para educar juntos en el uso de pantallas

“Mi hija no tiene celular, recién cumplió 9 años. Casi todo su curso tiene. Me complica que a veces queda fuera de conversaciones con  sus amigas que juegan Roblox o usan TIKTOK.”

¿Te hes familiar esta situación?

¿Cómo lograr acuerdos de curso para educar juntos en el uso de pantallas?

Si lograste buenos acuerdos para el uso de pantallas en casa y las aguas ya se han empezado a calmar; de a poco empezarás a ver a tus hijos(as) entretenidos con otras actividades fuera de línea. ¡Felicitaciones!  tus habilidades parentales quedaron a la vista.

Pero, ¿qué pasa cuando las familias del curso, no tienen las mismas reglas para sus hijos(as)? en ese caso, no queda otra que unir fuerzas y promover los acuerdos básicos de autocuidado que integren a todo el curso.

Aquí te entregamos 7 ideas para lograr acuerdos de curso y educar juntos en el uso de pantallas:

  1. Recojan las experiencias, las preocupaciones y la información que necesitan conocer sobre el uso de pantallas en el curso. Para esto, puede usar cuestionarios en línea o hacer una reunión de curso. ¡Todo vale!
  2. Identifiquen los riesgos y beneficios que tienen las pantallas a la edad de tus hijos(as). 
  3. Pidan apoyo a los profesores(as) jefes o al equipo de orientación del colegio.
  4. Juntos establezcan los puntos de encuentro básicos para lograr acuerdos de familia que tengan como objetivo promover el Equilibrio Digital de los niños(as)
  5. Establezcan los acuerdos básicos (pocos, concretos y bien fundamentados). 
  6. Busquen fundamentar cada acuerdo sugerido con la bibliografía o evidencia que respalde la decisión tomada. 
  7. Dejen un registro escrito de los acuerdos logrados y compartan luego entre las familias del curso. 

¡Viva la libertad! Si alguna familia no quiere adherir a los acuerdos, pídales que sean respetuosos con las familias que si logran sumarse a los acuerdos. 

Te deseamos mucha suerte en este desafío y cuéntanos si logran unir a la comunidad de curso en torno a los acuerdos de curso: lograr el Bienestar Emocional y Equilibrio Digital.

Vamos por una infancia libre de riesgos y  familias más unidas. 

Cómo conseguir que el uso de una pantalla no sea una pelea familiar

“Vivimos con mis dos hijas en un departamento sin jardín. Intentamos llevar a las niñas a la plaza en las tardes, pero no siempre nos resulta. Ellas usan sus juguetes y les organizamos rutinas de actividades que buscamos variar cada semana. Algunos días les ponemos películas y les dejamos jugar con apps en el celular un rato. A una de mis hijas le da rabia que le quitemos el teléfono pero a la más grande no le importa mucho porque le gustan más las manualidades que las pantallas. Me cuesta un poco lidiar con esto, pero he tratado de quedarme con ellas jugando y disfruto mucho los juegos que eligen. Si puedo juego con ellas o se quedan a mi lado. Hemos tratado de limitar el tiempo, haciéndoles ver que los juegos digitales son una actividad más entre muchas otras“.  Lidia, 34 años, Santiago.

A los niños y niñas les gustan las reglas y el orden, ya que los hace sentirse seguros. Para fortalecer el desarrollo de su conciencia moral, es necesario que tengan límites claros y que comprendan las consecuencias de las acciones positivas y negativas.  Para que cumplir las reglas sea posible, también es necesario que entiendan la razón de ellas. Pese a que a la mayoría de los niños y niñas les gustan las reglas y valoran el orden, ¿porqué les cuesta tanto respetar los tiempos de pantalla? Ya en el año 2016, según la organización Action for Children, reconocía que a 1 de 4 padres, les cuenta más limitar el uso de dispositivos electrónicos que hacer cumplir otras reglas como hacer tareas o cumplir la ayuda en casa[1]. Claro está que al igual como les gusta tener reglas y sentir la satisfacción de haberlas cumplido, también les gusta tener sus propios planes, sobre todo cuando es un momento entretenido

Para regular el uso de las tecnologías y evitar las batallas familiares, es importante saber que no todas las pantallas generan el mismo efecto en los hijos(as), y que hay que supervisar el tipo de contenido con el mismo ímpetu que el tiempo de conexión. El definir límites de acceso a pantalla, ayudará a establecer rutinas que equilibren las actividades diarias y su desarrollo se verá fortalecido en la medida que las actividades que realizan les permitan desarrollar alguna habilidad como la creatividad, el baile, el canto, entre otras. Uno de los criterios más importantes que plantean los expertos, es promover el uso de pantallas para actividades donde los niños(as) asuman un rol activo y creativo. Juegos de mesa como ajedrez o solitario, puzles, cuentacuentos, karaoke, video-baile, aplicaciones para el reforzamiento escolar, películas que muestran diferentes realidades del mundo o inspiren valores, pueden ser un aporte al desarrollo de nuestros hijos(as). Este aporte, claramente debe ser guiado por los adultos para convertirlo en una oportunidad de aprendizaje y será complementario al aprendizaje que se vive en experiencias reales como la lectura de libros y el armado de puzles de madera. Las actividades digitales no reemplazan a las actividades físicas, y pueden desarrollar diferentes habilidades en la versión digital que en la acción real, como sucede con la lectura digital y en papel. 

¿Qué haces para regular el uso de las tecnología en tus hijos?

Cuando te enfrentes a la oportunidad de dar acceso a las pantallas a tus hijos(as), evalúa si tienen la edad y madurez suficiente para usarlas de manera positiva. Pregúntate qué objetivo cumplirá su uso y qué riesgos puede implicarles. A su vez, evalúa si tienes la disposición de supervisarlos y velar por el cumplimiento de los límites que has determinado.

Recomendaciones sobre el tiempo de conexión:

  1. Algunas consolas o dispositivos cuentan con temporizador programable que se apaga una vez cumplido el plazo.
  2. Restricciones de wifi: algunos módems permiten bloquear la señal a algunos dispositivos a una determinada hora. 
  3. Determina un lugar para dejar los aparatos tras la hora de uso y poder así recargarlos o permitir que lo use otro miembro de la familia. Esto ayuda a evitar las peleas para sacar las pantallas del dormitorio.
  4. Avísales unos minutos antes del fin de su tiempo en pantalla, que ya le queda poco…esto les permite anticiparse y preparar el cierre del juego, evitar pasar a una nueva ronda o despedirse de sus amigos.
  5. Ten a mano un horario o calendario para registrar las actividades del día, incluidas las actividades digitales. 
  6. Si observas que tus hijos(as) se ponen ansiosos, se exaltan, o pelean cuando están frente a una pantalla, plantéales que deberán cesar la actividad porque les está afectando su bienestar emocional. 

Es prudente usar sistemas de apoyo para limitar el tiempo en pantalla de tus hijos(as), pero cuidado con delegar la responsabilidad que esta tarea implica. Padres y madres somos los reguladores Nº1. El proyecto de Política de Medios de la London School of Economics, determinó que hay padres que prefieren limitar el tiempo en pantalla usando aplicaciones o temporizadores mientras que otros, prefieren las estrategias formativas como hablar con ellos sobre el uso de las pantallas, explicar sus riesgos y beneficios. El proyecto evidenció que los padres que combinan ambas posturas, logran educar hijos que comprenden mejor los beneficios y retos que conlleva el mundo digital. El proyecto evidenció que las estrategias restrictivas evitan riesgos a corto plazo, pero limita las oportunidades que ofrecen las tecnologías a largo plazo.

Compartir el tiempo en pantalla será sin duda una excelente opción. Muéstrales interés en conocer lo que hacen, en sus gustos e intereses. Juega con ellos y convierte las actividades digitales en una oportunidad para conocerlos mejor. Aprende a interactuar con ellos, no te limites sólo a controlarlos. 

[1] (2016) Encuesta de la organización benéfica Action for Children. Disponible en https://www.actionforchildren.org.uk/blog/ ¿Cómo se establecen estas restricciones?

¿Conoces los tipos violencia que se dan en mundo online?

Las clases online han sido todo un desafío para las comunidades escolares. Este año, en donde los estudiantes asisten a clases a través de Google Meet, Zoom u otra plataforma virtual, no se ha visto ajeno de hechos de violencia virtual.

En agosto, el superintendente de Educación, Cristián O´Ryan, indicó que un 18,4% de las denuncias recibidas en enero y junio de este año, corresponden a maltrato físico y psicológico entre estudiantes mediante redes sociales, Instagram y Whatsapp.

Dentro de las denuncias hechas, estas corresponden a hostigamientos y gestos burlescos a compañeros de clases a través de las redes sociales o clases online.

Es de suma relevancia que en tu comunidad escolar, ya sea profesores, asistentes de la educación, padres, madres, apoderados y estudiantes conozcan los tipos de violencia que se dan en el mundo virtual. Obtén la guía en donde identificamos 8 tipos.

Si te interesó este material, compártelo a otra persona que le puede interesar. Todas las semanas estaremos subiendo información nueva a nuestra sección de Recursos. Revisa los artículos, guías y videos con consejos para padres, familias, colegios y educadores sobre la prevención y regulación del uso de las tecnología en niños, niñas y adolescentes.

Qué hacer cuando tu hijo(a) no juega videojuegos y sus compañeros de clase sí

Sole: Logramos que Nico dejara de jugar Fortnite. De verdad, cambió mucho y está más tranquilo y amoroso. Ya no se enoja y se entretiene con más juegos. No fue fácil. Ahora que volvimos a clases, el problema que se nos da es que no lo invitan a casas de amigos los viernes porque juegan juegos online y siente que quedó fuera del grupo… Está súper enojado conmigo porque dice que nuestras reglas lo hicieron un niño aburrido. ¿Qué me recomiendas hacer?

Solange V.

(Testimonio de una mamá de un chico de 6º básico , que tuvo un desorden conductual leve asociado al uso de videojuegos violentos y fue tratado por sus padres y un equipo de profesionales de apoyo)

“Regular el uso de videojuegos es también una tarea de curso”

Muchas veces los padres pueden poner límites en el uso de pantallas, con nobles fundamentadas decisiones, pero: ¿Qué pasa cuando el resto del curso no tienen esas normas de conductas frente al uso de videojuegos , las redes sociales o la televisión? Si bien, respetamos las decisiones de cada familia, es importante cuidarnos entre todos ya que los hijos serán compañeros de curso por muchos años.

Promover hábitos digitales saludables con la ayuda del profesor o la profesora jefe nos facilita los acuerdos entre familias respecto del buen uso de las tecnologías. Es probable que sea necesario agendar una reunión de apoderados para conversar el impacto que tienen las pantallas en la vida de los niños, revisar qué tipo de juegos están usando y saber de qué manera esta actividad está siendo supervisada por adultos.

Poner en común las experiencias ayuda a conocer mejor a nuestros hijos e hijas. Si bien, los padres tienen la libertad de educar según sus propias creencias, deban tener presente que las decisiones que tomen, incidirán directamente en la vida de todos los integrantes del curso.

Recomendamos que algunas decisiones básicas; como el momento de autorizar el uso de videojuegos o los tipos que se puedan jugar en casa, se logren determinando en consenso con la mayoría de las familias del curso.

El rol del(la) profesor(a) jefe

Los profesores jefes, generalmente, conocen las características de su curso y pueden ayudar a consensuar las normas básicas respecto al uso de un determinado videojuego o bien, establecer las formas de jugar online que no ponga en riesgo la salud mental de sus alumnos y alumnas. Sin duda, una de las claves para evitar el uso no regulado de los videojuegos es promover actividades complementarias como deportes, actividades al aire libre, música u organizar actividades sociales que promuevan la empatía y solidaridad en ellos.

Es de suma relevancia aceptar los intereses de los compañeros de clase cuando sean diferentes a los de la mayoría y determinar normas de uso para los videojuegos y actividades digitales. Es importante enseñarles a respetar las decisiones de los miembros de su clase; sin juzgarlos por sus intereses o decisiones familiares. Si eres docente, ve en cada alumno o alumna, sus virtudes personales que aportan al grupo. A continuación, les compartimos otro testimonio, de un compañero que puede motivar a su grupo curso a hacer actividad física.

“Nico es muy buen atleta, no importa que no juegue videojuegos con nosotros, invitémoslo igual el viernes. Quizás vaya con nosotros si es que no entrena ese día. Jugamos un rato, nos acompaña y luego salimos a dar una vuelta. ¿vale?”

Preguntas para lograr acuerdos en las reuniones de apoderados:

  1. ¿Qué videojuegos están usando sus hijos en casa?
  2. ¿Qué clasificación PEGI tienen esos juegos? (pueden revisar en www.pegi.info y ver la edad mínima sugerida y el tipo de contenido de cada juego?
  3. ¿Se observan en ellos conductas de riesgo? (contacto con desconocidos, pérdida de información personal sensible, posible adicción al juego en línea, entre otros.)
  4. ¿Qué medidas de regulación existen en sus familias para el uso de videojuegos?
  5. ¿Qué sanciones existen cuando no se cumplen las normas respecto al uso de videojuegos?
  6. ¿Qué habilidades vemos que están desarrollando cuando juegan online?, ¿qué problemas ocasiona el juego online?
  7. ¿Qué actividades complementarias podemos incentivar en nuestros niños y niñas para que aprovechen su tiempo en actividades que promuevan su sano desarrollo?
  8. En concreto, ¿qué normas de curso podemos establecer para favorecer el sano desarrollo de nuestros hijos? (incentivar a que jueguen entre amigos los viernes o que organicen actividades deportivas o solidarias, entre otras.)
Open chat
¿Necesitas ayuda?
¡Hola!, somos el equipo de Fundación para la Convivencia Digital. Cuéntanos, ¿cómo podemos ayudarte?